Costa

A la pesca de basura

  • El litoral es escenario de una macro jornada de limpieza de playas en la que participan cientos de voluntarios

  • Corchos, plásticos y colillas, los restos más habituales

Dos voluntarias participan en la recogida. Dos voluntarias participan en la recogida.

Dos voluntarias participan en la recogida. / Alba Feixas

Algunos neumáticos, aparejos y redes de pesca, así como numerosos plásticos se recogieron en la mañana de hoy domingo en una macro jornada de limpieza de fondos marinos y playas organizada por el Ayuntamiento de La Mamola y el Club de Actividades Subacuáticas La Espera junto con las federaciones española y andaluza de actividades subacuáticas.

La actividad, patrocinada por la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical, contó con la participación de varios centenares de voluntarios, y tiene el objetivo de concienciar a la ciudadanía de la importancia de recoger los residuos que contaminan la naturaleza y que pueden acabar en el mar.

Desde primera hora de la mañana de hoy domingo, grandes y pequeños se citaron en diferentes playas del litoral granadino para participar en una gran limpieza de fondos marinos y playas. Colillas de cigarro, los corchos de semilleros y los plásticos fueron los elementos más recogidos.

“Nosotros salimos casi cada tarde a dar un paseo por la playa y siempre llevamos una bolsa encima por si encontramos basura en la arena recogerla, el problema es que nosotros ya estamos concienciados pero mucha gente joven que viene a la playa, no”, señalaba uno de los participantes.

Durante la mañana, cientos de voluntarios –ataviados con ropa y calzado cómodo, para llevar a cabo la hazaña, así como con grandes bolsas y guantes– realizaron diferentes batidas por las playas de El Pozuelo, La Rábita, Melicena, Los Yesos, La Mamola, Castillo de Baños, Casarones, El Lance y Castell de Ferro; otros, en cambio, se enfundaron los neoprenos y las bombonas de oxígeno e hicieron lo propio desde el mar.

“Las zonas de los acantilados son las más afectadas, por allí se nota como hay gente que tira desde lo alto de la carretera objetos como neumáticos, que finalmente acaban en el mar”, indicó uno de los buzos participantes.

Un bañista que se encontraba en la zona y observaba la escena desde la sombrilla señaló que otros años se habían realizado limpiezas exclusivamente de neumáticos “por la zona del Melonar, y siempre sacan una gran cantidad de ruedas”.

En cuestión de dos horas, otro de los voluntarios recogió más de 800 colillas de cigarro en un tramo pequeño de playa, por lo que incidió en la necesidad de concienciar a la ciudadanía de la importancia de recoger los residuos una vez terminados. “No digo que no se pueda fumar en la playa, pero si lo haces no tires el cigarro luego a la arena”, afirmó.

Las colillas de cigarro son uno de los residuos más peligrosos que pueden acabar en el mar. Está fabricadas con monoacetato, un material no biodegradable que tarda en torno a quince años en descomponerse y que puede llegar a contaminar hasta 25 litros de agua por colilla enterrada en la arena.

Un grupo de niñas de entre 11 y 15 años, que participaron en la actividad, señalaron orgullosas la cantidad de residuos recolectados. No era la primera vez que participaban en este tipo de actividad, “muy importante para el ecosistema”, aseveraron.

En otros puntos del litoral granadino, diferentes colectivos sociales promueven periódicamente la recogida de residuos en playas para concienciar a la gente que se acerca hasta la playa de la importancia de no dejar nada en la arena.

Algunos ayuntamientos de la comarca y asociaciones han puesto a disposición de los usuarios papeleras y conos para evitar que las colillas de los cigarros acaben en el suelo, y algunos chiringuitos cambian vasos llenos de estos desechos por cervezas. Todo para evitar que estos residuos acaben en el mar, ya que, según denuncia la ONG ambientalista Greenpeace, una vez los objetos de plástico llegan al medio marino, tardan entre décadas y cientos de años en degradarse. En la actualidad, entorno a unas 700 especies de organismos marinos son afectados por este tipo de contaminación, y más de un millón de aves y más de 100.000 mamíferos marinos mueren al año a consecuencia de los plásticos que llegan al mar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios