Vivir

"El tema laboral es nuestro principal caballo de batalla"

  • Pineda destaca el carácter reivindicativo del Día Mundial del Síndrome de Down que se acaba de conmemorar

Pablo Pineda, en el transcurso de una conferencia. Pablo Pineda, en el transcurso de una conferencia.

Pablo Pineda, en el transcurso de una conferencia. / D. S.

Granada acaba de celebrar el Día Mundial del Síndrome de Down, una alteración genética que afecta a miles de personas en España. El malagueño Pablo Pineda es uno de sus principales referentes, ya que ha sido la primera persona en Europa con este síndrome que ha conseguido terminar una carrera universitaria. Ha sido actor -ganó una Concha de Plata al mejor actor en 2009-, da multitud de conferencias, escribe libros y trabaja en campañas de sensibilización con la Fundación Adecco.

-¿Qué representa para usted el Día Mundial del Síndrome de Down?

Hay que educar, estimular, no sobreproteger, no marginar, no tener a los niños entre algodones"

-Es un día claramente reivindicativo. Reivindicamos nuestra posición en la sociedad porque lo que pedimos es que no den nuestro hueco. Este año tiene además una carga mayor porque se suma a las reclamaciones por el Día de la Mujer y a las distintas manifestaciones de los pensionistas. Nosotros estamos aquí, valemos y tenemos que aportar mucho más.

-¿Ha mejorado en algo la visión de la sociedad sobre las personas con este síndrome?

-Está muy claro que la sociedad ha avanzado. No es lo mismo la sociedad de hace 35 años con la que yo empecé que la actual. Hemos avanzado muchísimo pero también es verdad que queda mucho camino por recorrer. Se ha avanzado a nivel legislativo, social o educativo pero queda.

-¿Cuánto queda por delante? ¿Cuál es la principal reivindicación?

-Lo que más reivindicamos es la posibilidad de tener un empleo cuando llegas a la edad madura. El trabajo dignifica al hombre y es la mejor forma de demostrar lo que valemos a la sociedad. La inserción laboral hace de puente. El tema laboral es nuestro principal caballo de batalla y, de hecho, mi trabajo con la Fundación Adecco va por ahí. Asesoramos en las empresas tanto a los directivos como a los propios trabajadores. Además hay que trabajar en todo lo que rodea al síndrome de Down. Hay que ir a los colegios, a los institutos, educar a los padres...

-¿Está aumentando la contratación de personas con síndrome de Down?

-Bueno, por lo menos el interés ya está puesto. Los datos dicen que aumenta poco a poco la gente contratada. Eso es un paso muy grande.

-Ustedes están hartos de repetir, y así se refleja en la última campaña de la Asociación Down España, que no son personas enfermas y que quieren que se les trate como a cualquier otro individuo. ¿Cuándo creen que lo conseguirán?

-Espero que pueda verlo en vida [se ríe]. Hay que eliminar los tabúes morales, que aún quedan muchos.

-¿Está la gente joven más concienciada que la de mayor edad?

-La gente joven, por el hecho de serlo, son más receptivos a los avances siempre. El caballo de batalla está en la gente más mayor. Mis padres fueron una excepción, pero es a la gente mayor a la que hay que convencer, entre los que se encuentran los empresarios de más de 60 años. Ese segmento de edad es el que más dudas tiene y es al que más hay que ir.

-El síndrome de Down es bastante visible en la sociedad pero, ¿qué le diría, por ejemplo, a los padres que acaben de tener un bebé con esta alteración genética y que les puede estar costando asumirlo?

-Les diría que ahora empieza una nueva etapa. Un nuevo camino que es difícil pero también apasionante y lleno de nuevas experiencias que hay que pasar. El síndrome de Down no es una enfermedad. Lo que hay que hacer es educar, estimular, no sobreproteger, no marginar, no tener a los niños entre algodones... La educación es lo más importante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios