Lluís Costa, jugador del Covirán Granada | Entrevista Lluís Costa: "Es injusto que en pretemporada digan que sólo hay un ascenso"

  • El base catalán, que asegura que vino a Granada con el objetivo de subir a la Liga ACB, está satisfecho con el nivel de la plantilla y confía en que el público pueda disfrutar en el Palacio con el baloncesto que hace el equipo

Lluís Costa se ha convertido en el motor del Covirán. Lluís Costa se ha convertido en el motor del Covirán.

Lluís Costa se ha convertido en el motor del Covirán. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Asegura que vino a Granada con el objetivo de subir a la Liga ACB y considera un engaño que se hiciera público que esta temporada sólo habría un ascenso cuando las plantillas ya estaban hechas e inmersas en la temporada. Lluís Costa afirma que está contento en el Covirán y reconoce que hasta ahora está haciendo un buen baloncesto, aunque añade que es gracias al buen nivel que tienen sus compañeros. Confía en que antes de que acabe la temporada la afición pueda disfrutar del buen juego que hace el conjunto que dirige Pablo Pin.

¿Cómo está de su lesión?

Aún duele entrenando pero los jugadores de baloncesto estamos acostumbrados a jugar con dolor así que no queda otra que seguir, acostumbrarse y ya se irá pasando.

Ha tenido un final de año intenso con ese partidazo ante Castellón a pesar de jugar infiltrado, lo que le cuesta luego no poder estar frente a Huesca.

Sí, todo ha sido un poco raro. Me lesioné en el partido ante Palma en casa y al principio pensé que era un golpe normal y corriente, tanto que ni se lo dije a los fisios después del encuentro. Pero por la noche apenas puedo dormir del dolor que tenía. No entrené en toda la semana, no toqué ni un balón de baloncesto y me infiltraron tres veces para poder jugar en Castellón porque era un partido muy importante para nosotros, porque si ganábamos nos contaba para la próxima fase. El día del prepartido tampoco pude ni siquiera hacer tiro con el equipo porque estaba infiltrado y tenía que estar 24 horas sin hacer prácticamente nada. Hice el esfuerzo y la verdad es que cuando estás en el partido estos dolores se te pasan porque uno está con la adrenalina y muy concentrado para intentar ganar. La verdad es que jugué un muy buen partido, pero esto no suele suceder cuando llevas toda la semana sin entrenar. Al final fue una pena que no se pudiera lograr la victoria porque el equipo hizo un partizado, fue un lujo de encuentro y lo cierto es que disfrutamos muchísimo.

Lluís Costa y Christian Díaz se compenetran a la perfección. Lluís Costa y Christian Díaz se compenetran a la perfección.

Lluís Costa y Christian Díaz se compenetran a la perfección. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Desde que ha llegado a Granada las cosas le están yendo bien.

La verdad es que sí. Estoy muy contento. Al principio la adaptación fue muy rápida y mucho más fácil que años anteriores. Aquí hay un bloque de españoles grande que además lleva años y a algunos jugadores los conocía de tiempo atrás: a Joan (Pardina) lo conozco desde hace quince años, con Christian había jugado en Huesca también con Joan… Así, todo fue mucho más sencillo. En la ciudad estoy muy a gusto aunque por lo que está pasando no la he podido disfrutar mucho. Todo esto se plasma en la pista. Lo que dijo el cuerpo técnico desde el primer día nos dio mucha confianza a todos, nos dejan jugar y esto se agradece mucho.

Para bien o para mal ¿hay algo que le haya sorprendido en su llegada a Granada?

Yo vine sabiendo cómo era todo aquí. Como he dicho, tengo mucha confianza con Joan y ya me había contado. Me he encontrado un club muy profesional a pesar de llevar pocos años en la élite porque esta es la tercera temporada en LEB Oro después de haber pasado otras tantas en Plata. No he tenido aún la suerte de vivir la masa social que tiene este club que es mucha porque Granada es una ciudad de baloncesto. Espero que dentro de poco, aunque está claro que lo primero es la salud de todos, podamos vivirlo aunque sea con las restricciones que sean y con coherencia. Del club, la verdad, no tengo ninguna queja.

¿Cómo lleva lo de jugar sin público?

Es muy raro. Es como ir a jugar un amistoso de pretemporada, pero no queda otra que acostumbrarse. Para todo el mundo todo esto es diferente y nosotros no somos menos. Al final la gente teletrabaja desde casa… Todos nos tenemos que adaptar a las circunstancias y a nosotros nos toca de esta manera. La ausencia de seguidores impacta, sobre todo cuando se juega en casa porque el calor de la afición ayuda muchísimo, sobre todo en los malos momentos. Pero hay que acostumbrarse y espero que dentro de poco dejen meter a alguien en casa porque cuando lo hicimos aquí fue ejemplar la manera de hacerlo. Cuando fuimos a Castellón había doscientas personas y parecían dos mil porque como esta temporada no estamos acostumbrados se nota mucho cuando hay gente en las gradas.

¿Qué balance hace cuando apenas se ha sobrepasado el ecuador de la primera fase de la competición?

Creo que el equipo está muy bien. Somos una plantilla corta que hemos tenido lesiones al final del año. Pienso que el partido de Palma era uno que no se podía perder aunque estuviéramos seis jugadores. También tuvimos un tropiezo delicado en Lérida, aunque era la tercera jornada y el equipo prácticamente se estaba conociendo. La derrota en Castellón fue un cara o cruz tras jugar una segunda prórroga y sin Christian y en Huesca, a pesar de las bajas dimos la cara en un partido que no era fácil porque era u n campo muy complicado. Pienso que el balance es muy bueno, muy positivo. A nivel personal estoy muy a gusto, creo que estoy jugando el mejor baloncesto de mi carrera y ojalá siga así para mucho tiempo.

Pablo Pin es un técnico que incide mucho en la defensa, pero este año el equipo además está mostrando un nivel ofensivo alto, algo que seguro gusta a los jugadores.

Sin duda. Tenemos una plantilla corta pero hay mucho talento. Cuando se fichan jugadores así al final esto se nota en la pista. Llevamos 82 u 83 puntos de media, una cifra que es alta a pesar de que hemos tenido bajas. Yo me siento muy cómodo jugando a nivel individual porque estoy rodeado de muy buenos jugadores. Al final es más fácil jugar si se está rodeado de gente que entiende el baloncesto como uno. Creo que hay momentos que jugamos muy bien al baloncesto y considero que esto irá a más porque nos conoceremos más y cogeremos automatismos, por lo que considero que cuando a la gente le dejen venir al Palacio podrán disfrutar con nosotros.

El base catalán, durante un entrenamiento. El base catalán, durante un entrenamiento.

El base catalán, durante un entrenamiento. / Fundación CBG (Granada)

Para alguien tan competitivo no debe gustar que sólo haya un ascenso.

La verdad es que es una faena, por no decir algo más duro. Esto no da margen de error y en un play off es muy complicado. Para mí es muy injusto que al principio en verano no dijeran nada y que justo cuando ya estamos todos con los equipos en pretemporada nos dicen sin preguntarnos ni nada que sólo hay un ascenso. Me parece denunciable porque han jugado con nosotros porque cuando en verano elegimos nuestro destino decidimos también en función de saber si hay opciones de ascender y cuando vamos a un sitio con posibilidades nos quitan uno de los dos puestos de ascenso. Esto te hace el trabajo muy difícil. Personalmente, yo vine aquí con el objetivo de ascender y ahora es más difícil. Granada no es el único equipo que ha hecho una plantilla buena. Pero bueno, es lo que hay y como para todos es lo mismo no caben excusas.

Aunque hay rivales muy fuertes en los dos grupos, el Covirán demostró en Alicante que puede ganar a cualquiera.

Sin duda. Además, confío en que en junio, cuando se jueguen los play off, haya gente en el Palacio y de pueda notar el factor cancha. Es cierto que en Alicante demostramos que a pesar de no tener un partido muy acertado fuimos capaces de ganar a un equipo que en sus últimos diecinueve partidos sólo ha perdido con nosotros. Esto dice mucho de cómo somos como equipo. También es cierto que a veces tenemos la otra cara, como se ha visto, pero creo que si las lesiones nos respetan un poco de aquí al fin de temporada podemos ser muy competitivos.

De cara a lo que resta de la primera fase, ¿cómo lo afronta el Covirán?

Creo que estamos muy bien posicionados porque de los equipos que en teoría se pueden meter casi todos tienen que venir a casa: Lleida, Almansa, Castellón y Alicante. Vamos a ver en qué condiciones nos metemos de cara a la siguiente fase, por lo que son muy importantes estos partidos porque se arrastran. Lo que está claro es que no nos podemos relajar y tenemos que ser conscientes de que esto es un formato diferente al que no estamos acostumbrados en la que cada victoria cuenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios