Tribunales

El 'Chelines', condenado a 17 años de cárcel por matar a su sobrino de un tiro en la cabeza

  • El jurado popular lo declaró culpable de asesinato y la Fiscalía le pedía 22 años de prisión

El 'Chelines' a su llegada a los juzgados de Granada. El 'Chelines' a su llegada a los juzgados de Granada.

El 'Chelines' a su llegada a los juzgados de Granada. / Álex Cámara

La Audiencia de Granada ha fijado en 17 años la pena de prisión impuesta al hombre que fue declarado por un jurado popular culpable de asesinar de un disparo a bocajarro en la sien a su sobrino tras una discusión previa del joven con otros familiares, unos hechos ocurridos en febrero de 2017 en Granada.

El letrado Antonio Mazuecos, de Aránguez Abogados y que ha ejercido la acusación particular en este caso, ha informado este lunes a Efe de que la condena se concreta en 16 años de prisión por un delito de asesinato y otro año más por uno de tenencia ilícita de armas.

Además el ya condenado, Luis C.E., conocido como el 'Chelines', tendrá que pagar una indemnización a la madre de la víctima de 125.000 euros y no podrá comunicarse ni acercarse a sus familiares durante un período de 22 años.

El pasado 5 de abril un jurado popular declaró, por unanimidad, culpable de los delitos de asesinato y de tenencia ilícita de armas al hombre juzgado en la Audiencia de Granada por disparar a bocajarro en la sien a su sobrino tras una discusión previa del joven con otros familiares.

A raíz de ese veredicto, la Fiscalía solicitó una condena total de 22 años de prisión por el asesinato y la tenencia ilícita de armas, por su parte la acusación particular pidió 27 años de cárcel y 150.000 euros de indemnización por responsabilidad civil, a lo que habría que descontar 10.000 euros ya adelantados, y la imposición de costas.

Finalmente, la defensa del acusado solicitó entonces una condena de 16 años de prisión por el asesinato y la tenencia ilícita de armas al entender que el abono parcial de la responsabilidad civil debe ser considerado una circunstancia atenuante, además del reconocimiento de los hechos y el relato de cómo ocurrieron, y que la responsabilidad civil sea de 80.000 euros.

Durante la primera jornada del juicio el acusado declaró que no tenía intención de dañarlo y que el arma que llevaba se disparó accidentalmente cuando la víctima se tiró para él "como un loco".

El acusado explicó ante el tribunal que, previamente, le habían comunicado por mensajes que la víctima había dado "una paliza" a su mujer y a su hija.

"Cogí un arma por seguridad, cuando hay una pelea no sabes qué te puedes esperar, no tenía intención de hacerle daño", señaló el acusado, que relató que, al llegar al lugar de los hechos, el pasado 22 de febrero de 2017 en la calle Soto de Rojas de Granada, no se esperaba la reacción de su sobrino: "Se tiró para mí como un loco y me dijo que mi mujer era una ruinera", indicó.

"Quería hablar con él, no me dio tiempo a nada", insistió el procesado, que apostilló que no llegó a apuntar a su sobrino político y que el arma, para la que admitió que carecía de permiso, se disparó en uno de los golpes durante el encontronazo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios