Infraestructuras

El Corredor Mediterráneo Granada-Almería se pone en marcha con 18 millones y también será autopista ferroviaria

Playa de vías de la estación de Guadix, que forma parte de la línea entre Granada y Almería

Playa de vías de la estación de Guadix, que forma parte de la línea entre Granada y Almería / J. J. M.

El tramo Granada-Almería del Corredor Mediterráneo, el más retrasado en su ejecución de toda España, acaba de dar su segundo paso. Casi un año y medio después de desvelarse el estudio funcional, el Gobierno, a través de su Consejo de Ministros ha autorizado hoy al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) a licitar, a través de Adif, por 18,3 millones de euros (IVA no incluido) la redacción de los proyectos para la renovación y acondicionamiento de la línea ferroviaria, inaugurada en 1904 (hasta Moreda) y 1899 (entre Linares-Baeza y la capital almeriense). Es la primera gran partida del Gobierno en este proyecto de los 922 que costará en total. Con esto se permitirá el tráfico de pasajeros con velocidades de 250 kilómetros por hora, lo cual no la hace de Alta Velocidad, además de mercancías y, como novedad que no se dijo en su momento, incorporarla como autopista ferroviaria: es decir, transportar camiones en plataformas. Además, la elaboración de los proyectos tendrán que estar abiertos a futuras actuaciones ferroviarias, en el caso más importante, la integración del tren en Granada y el bypass de Mercagranada. Todo tiene que estar listo para que las obras empiecen en el horizonte de 2026.

Según explica el Gobierno, quien ya avanzó en su momento que daría este paso antes de finales de año, estos proyectos identificarán la solución técnica "más eficiente para mejorar las prestaciones y la  competitividad de la conexión ferroviaria, actuando sobre todos los elementos de la infraestructura", además de realizar mejoras que se proyectan en este tramo del Corredor Mediterráneo para permitir, "en base a los análisis realizados en el estudio funcional elaborado por Adif en los que se identificaron los principales puntos de mejora", incrementar las velocidades máximas hasta 250 kilómetros por hora para las circulaciones de larga y media distancia (ambas ciudades quedarían unidas en un tiempo de una hora y 54 minutos), y la circulación de trenes de mercancías de 750 metros. 

Estas actuaciones determinarán las diferentes alternativas de trazado a mejorar. Al tratarse de una adaptación de la línea y no una de nueva construcción, se estudiarán los tipos de terraplenes, trincheras y drenajes del trazado, la adaptación de peraltes y radio de las curvas, el rebaje de pendientes, además, y no menos importante, el refuerzo de puentes y túneles, que además tendrán que ampliar sus gálibos para permitir las catenarias de alimentación eléctrica (que en el caso del Corredor Mediterráneo funciona a 25 kilovoltios en corriente alterna), y el tamaño de los trenes, sobre todo los mercantes y los de autopista ferroviaria.

La importancia de este último punto es que el trazado Granada-Almería podrá rivalizar con el conocido como Ramal Central, que hasta ahora era la única alternativa con la que contaban los transportistas desde el Puerto de Algeciras para cruzar el país hasta la frontera francesa (pasando por Madrid y Zaragoza) para montar a sus camiones en trenes y 'saltarse' el gasto de gasolina por carretera, reservando este a trayectos más cortos. Con esto también se evita la emisión de toneladas de CO2 a la atmósfera.

Asimismo, el Gobierno explica que, "una vez determinada la alternativa óptima, se redactarán los proyectos que permitan acometer las obras, garantizando la compatibilidad con otras actuaciones ferroviarias futuras". Es decir, en el mismo lote se incluyen el estudio de determinación de las mejores opciones de trazado y la redacción de los proyectos de construcción, lo cual acorta unos plazos que, eso sí, el Gobierno no desvela y se sabrán cuando salgan a licitación. Lo habitual es elaborar el estudio y luego otro contrato para la redacción. Además, los proyectos tienen que elaborarse de tal manera que no perjudiquen futuras actuaciones en la línea, como el soterramiento de las vías en Granada, la integración en la Vega con el Área Logística de Mercagranada y el bypass de Atarfe-Albolote, o una posible duplicación de la vía. "De forma complementaria, Adif tiene prevista la redacción de los proyectos para la supresión de los pasos a nivel de la conexión Granada-Almería, completando así las mejoras previstas", añade el comunicado.

La complejidad del proyecto lo marca su extensión, 180 kilómetros, más que la actual línea de Alta Velocidad Granada-Antequera, y que hace que Adif haya dividido el proyecto en cinco lotes. Estos "definirán las actuaciones de renovación integral de vía (carril, traviesas y balasto); la adecuación del trazado y la plataforma para incrementar la velocidad máxima, con ajustes puntuales del trazado; el tratamiento de puentes, trincheras, terraplenes y drenajes; la adecuación del gálibo de todos los túneles; y la adaptación de estaciones para el paso de trenes de 750 metros, además de actuaciones en andenes y pasos inferiores", detalla el Gobierno.

El primero comprende el tramo Granada-Iznalloz, entre los puntos kilométricos 56/417 y 23/696 de la línea Moreda-Granada, y que incluye las dos cabeceras de la estación acatucitana. El segundo se completa hasta Fonelas, entre el kilómetros 23/696 de la línea Moreda-Granada y el 143/704 de la línea Linares/Baeza-Almería, el cual finaliza antes de la cabecera del lado Moreda de la estación de Fonelas. El más largo es el que une las dos provincias hasta la localidad de Fiñana, entre los puntos kilométricos 143/704 y 181/889 dela línea Linares/Baeza-Almería. Este es el que discurre por la estación de Guadix. Este incluye también las dos cabeceras de la estación de Fonelas y finaliza antes de la cabecera lado Linares de la estación de Fiñana. El cuarto llega hasta Fuente Santa, en el municipio de Gérgal, en pleno desierto de Tabernas, hasta el kilómetro 219/692 con actuaciones en las dos estaciones de cabecera. El quinto y último alcanza el kilómetro 250/526 hasta poco antes de la estación de Almería.

"La línea Granada-Almería forma parte de la red transeuropea de transportes (TEN-T), para viajeros y mercancías, a través del Corredor Mediterráneo Litoral, que discurre desde Algeciras hasta la frontera francesa. Su renovación contribuirá a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con los que está comprometido Mitma, en concreto en esta actuación con el OSD 9 (Industria, Innovación e Infraestructura), que tiene entre sus metas el desarrollo de infraestructuras fiables, sostenibles, resilientes y de calidad. Esta actuación podrá ser cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)", explica el Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios