Granada

La Fiscalía de Granada renuncia a recurrir la sentencia del caso Serrallo que absolvió a Torres Hurtado

  • La Audiencia de Granada sólo condenó a tres personas, la exconcejal Isabel Nieto, un funcionario y el promotor, por prevaricación, un delito sin cárcel

Caso Serrallo: las claves de una sentencia histórica sobre corrupción en Granada Caso Serrallo: las claves de una sentencia histórica sobre corrupción en Granada

Caso Serrallo: las claves de una sentencia histórica sobre corrupción en Granada

La Fiscalía de Granada no ha recurrido la sentencia del caso Serrallo que dictó la Audiencia de Granada el pasado julio. El Ministerio Público, que en un principio barajó acudir al Tribunal Supremo para pedir condenas mayores, no ha anunciado esa apelación en el tiempo establecido y, por tanto, ha renunciado a esta opción posible dentro de la tramitación ordinaria del procedimiento.  

La sentencia de la Sección Segunda absolvió al exalcalde de Granada José Torres Hurtado de todos los delitos de los que le acusaba la Fiscalía, además de otras partes, y que sumaban una petición de 5 años de cárcel.  Sí condenó la Audiencia a la exconcejal de Urbanismo, Isabel Nieto, a otro alto funcionario y al promotor Roberto García Arrabal por un delito de prevaricación común que no conlleva cárcel y sólo impone inhabilitación. Todo ello por permitir la apertura de una discoteca en una zona destinada a espacios libres. 

La resolución recogía que Torres Hurtado tenía delegadas las competencias de Urbanismo en Nieto, quien declaró incluso que el entonces regidor se mantuvo al margen de todas las cuestiones objeto de debate en el juicio y que ella asumió la responsabilidad final de las decisiones adoptadas en este asunto.

El fallo condenó a la exedil de Urbanismo como autora de un delito de prevaricación administrativa común a siete años de inhabilitación especial para el cargo de concejal, aunque la absolvió de prevaricación urbanística, fraude en la contratación, tráfico de influencias y malversación de caudales públicos.

La Audiencia sostuvo que Nieto cometió prevaricación común al haber dictado arbitrariamente, con abuso de las funciones de su cargo y a sabiendas de su injusticia, el decreto de septiembre del 2012 por el que se concedía licencia para unas obras de adaptación como sala de fiestas en el Serrallo, y otro que permitía la apertura y funcionamiento de tal actividad.

Estas resoluciones revestían únicamente la apariencia de ajustarse a una legalidad que, sin embargo, conculcaban abiertamente, indicaba la sentencia.

Nieto sí anunció que recurriría la condena a siete años de inhabilitación que le impuso la Audiencia por prevaricación común, de modo que la resolución no sería firme aún. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios