Política | Resaca del 10-N

Ciudadanos se convierte en un “estorbo” para el PP tras la debacle electoral

  • Los populares señalan que ha cambiado el escenario y vuelven a reclamar el 2+2

  • La dirección nacional y la andaluza se remiten a los acuerdos alcanzados en Madrid

Teodoro García Egea frena el ímpetu de Sebastián Pérez para 'cercar' a Cs en Granada. Teodoro García Egea frena el ímpetu de Sebastián Pérez para 'cercar' a Cs en Granada.

Teodoro García Egea frena el ímpetu de Sebastián Pérez para 'cercar' a Cs en Granada. / Carlos Gil

"No podemos someter los gobiernos de coalición con Ciudadanos a los vaivenes políticos. Los gobiernos están configurados para cuatro años, con independencia de la rápida evolución del panorama político". Es la postura oficial del PP respecto a la debacle de su socio de Gobierno. Esta posición la ha fijado el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, en una entrevista en el programa Más de uno de Onda Cero. Incluso Pablo García, delegado del Gobierno de la Junta en Granada, se ha remitido a estas afirmaciones para asegurar que los pactos que se cerraron en Madrid "están para cumplirlos", además de asegurar que el PP "tiene banquillo de sobra" para suceder a Sebastián Pérez. Y enfrente, aunque dentro del mismo partido, la dirección provincial de los populares que ha dado luz verde a intensificar su campaña para la Alcaldía.En este sentido, fuentes del PP consultadas por este periódico apuntan a que el resultado de las elecciones generales "ha modificado" de forma sustancial el equilibrio entre PP y Cs en el Ayuntamiento con un partido "que ha desaparecido" del mapa político.

Es el  rumbo que se ha marcado Sebastián Pérez para ser alcalde, como muy tarde, en junio de 2021, cuando se cumplan dos años de la investidura de Luis Salvador (Cs).

Y aunque el presidente provincial de los populares se mostró prudente en su comparecencia tras las elecciones, asegurando que lo que tenía que decir sobre el pacto de caballeros del 2+2 ya lo había explicado en el arranque del curso político en agosto, el 11 de noviembre, sí sostuvo la misma noche electoral que "las matemáticas han pintado Granada de azul"

Ese es el mensaje oficial, pero  la versión extraoficial tras el descalabro de Cs es que, en las actuales circunstancias, gobernar con un partido que se ha fagocitado en las generales es un "estorbo" para los populares y que, en junio de 2021, si Luis Salvador no da un paso atrás, dejarán en solitario el gobierno de la ciudad a Cs con apenas cuatro concejales.Es el mensaje de siempre, pero ahora con un socio que ha hincado la rodilla a nivel nacional.

En este contexto, desde el PP se apunta, en primer lugar, a que las declaraciones de García Egea no se refieren a Granada "porque no hay ningún pacto firmado" como sí sucede en Madrid, Murcia o Andalucía.

Y también señalan que, si el alcalde se compromete públicamente a entregar la Alcaldía en 2021 respetarán los tiempos. En caso contrario, apuntan que no es "sostenible" un cogobierno con una formación "que está en fase de disolución".

Incluso apuntan a la posibilidad de abordar la Alcaldía antes de que se cumplan los dos años de la mañana en la que los concejales del PP depositaron, como los de Vox, la papeleta con el nombre de Luis Salvador en la constitución del Ayuntamiento.

La extrapolación de los votos del 10 de noviembre unas municipales dejaría a Cs hundido en el Ayuntamiento de Granada, con 2 de los 27 concejales (ahora tiene 4), y sólo permitiría formar gobierno al PP, pero con Vox.

Pero, llegados a 2021, si Cs mantiene su posición de no dejar la Alcaldía, como ha remarcado siempre Luis Salvador, podría verse en una situación de extrema debilidad con cuatro concejales. Y una moción de censura debería contar sí o sí con el apoyo del PSOE, por lo que sería un movimiento casi implanteable que el PP aupara a Paco Cuenca a la Alcaldía. 

Además, el PP sigue gobernando en España con Cs en puntos como Murcia y Castilla León, además de la Junta de Andalucía, por lo que el PP-A afrontaría una crisis con su socio de gobierno en caso de que los populares granadinos acabaran rompiendo con Cs. Y en este punto se enmarcan las declaraciones de Pablo García remitiéndose a los pactos estatales entre ambas formaciones.

Eso sí, en este punto está por ver el futuro político de Fran Hervías, secretario de Organización de Cs y quien cerró el pacto de la Alcaldía de Granada con Teodoro García Egea. Si queda fuera de la inevitable renovación del partido, este acuerdo personal podría quedar en papel mojado y podría dar carta blanca a Sebastián Pérez para dar una vuelta de tuerca en un escenario en el que se mezclan sus aspiraciones de ser alcalde, la lucha interna por sucederle en la presidencia del partido y el descalabro de su socio preferente

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios