Granada

Revisión exprés de edificios en ruina para reactivar las obras en el casco histórico

  • Una veintena de edificaciones ruinosas o solares están abocadas a la venta forzosa

  • El PP exige establecer un cronograma para dar salida a los expedientes y mejorar la zona

Uno de los edificios de Plaza Nueva en mal estado. Uno de los edificios de Plaza Nueva en mal estado.

Uno de los edificios de Plaza Nueva en mal estado. / Carlos Gil

Una veintena de edificaciones o solares ruinosos están abocados a la venta forzosa mediante subasta según recoge un informe del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada al que ha tenido acceso este periódico. La gran mayoría se sitúan en el casco histórico y en barrio del Albaicín en calles como Ceniceros 31, Navarrete 15, Cuevas Coloradas 11, Cármenes de San Miguel, Tiña 25, o la Vereda de Enmedio situada en el corazón del Sacromonte o en plena Plaza de Santa Ana 1. No obstante, gran parte de ellos se encuentran en una fase de inicio del procedimiento de inclusión con trámite de audiencia.

Este procedimiento recogido en el capítulo cuarto del Título noveno del PGOU detalla que el Ayuntamiento de Granada podrá aplicar la expropiación forzosa por incumplimiento de la función social de la propiedad. Además, la capital también tiene la potestad de aplicar la expropiación para la ampliación del Patrimonio Municipal de Suelo o la obtención de suelos destinados en el planeamiento a la construcción de viviendas sujetas a cualquiera de los regímenes de protección pública así como resto de usos de interés social.

En cuanto a la venta forzosa, cabe resaltar que se puede llevar a cabo con los inmuebles incluidos en el Registro de Solares y Terrenos sin urbanizar que serán adjudicados mediante concurso con un precio “a satisfacer por el adjudicatario que en ningún caso podrá ser inferior al valor urbanístico real”.

Además, este adjudicatario tendrá un plazo máximo para la realización de las obras de urbanización y edificación. Como nota curiosa cabe resaltar que el PGOU establece que "no podrá transcurrir más de un año desde la inclusión del inmueble en el registro de solares y terrenos sin urbanizar hasta la convocatoria del concurso de adjudicación".

Sin embargo, es de sobra conocido las dificultades que existen para avanzar en los procedimientos que atañen a edificaciones ruinosas o solares desiertos.

En esta línea, el PP presentó en 2017 una moción para reactivar los trabajos del Registro Municipal de Solares y Edificaciones Ruinosas. Tiempo después, con fecha 15 de enero de 2018, la Dirección General de Urbanismo encargó la tramitación e impulso de este registro. Un trabajo que ha sido recogido en un informe al que ha tenido acceso este periódico. Según detalla el área en dicho documento esta herramienta se encontraba "paralizada" en cuanto a la actuación y tramitación de los procedimientos de inclusión del mismo "ante la dificultad para los propietarios de solares y edificaciones ruinosas de cumplir con el deber de edificar y conservar".

Sin embargo, "ante las actuales necesidades de suelo para edificar y siguiendo como criterio priorizar las actuaciones en las parcelas o solares que se encuentran en el casco histórico (postergando el resto de zonas de la ciudad a un momento posterior), se comenzó la revisión del libro del Registro de Solares en orden cronológico inverso". Lo que quiere decir que se ha comenzado desde el año 2017 hacia atrás. Así, se ha logrado redactar un extenso documento que aglutina los expedientes entre 2017 y 2011.

En total, en ese primer periodo de seis años se han analizado 87 expedientes repartidos mayoritariamente por los barrios del Albaicín, el Realejo, el Sacromonte o o el Centro. Están divididos en varias categorías como los “expedientes que se encuentran en el trámite de inicio del procedimiento de inclusión con trámite de audiencia que suponen un total de 24 o los que pueden ser excluidos del registro porque tienen ya licencia de ocupación y han dejado de ser solares o edificaciones ruinosas.

Ese es el caso, por ejemplo, de un edificio construido en la calle Caño de Hierro o Romerales 5 cuya exclusión fue firmada el 27 de febrero, u otro en San Ildefonso Baja, 3. También hay algunos que ya han solicitado la licencia mayor de obras lo que supone también la recuperación de la zona.

En el casco histórico se ha reactivado la construcción. En el casco histórico se ha reactivado la construcción.

En el casco histórico se ha reactivado la construcción. / Carlos Gil

El área de Urbanismo destaca que además de este documento se ha iniciado la tramitación de nuevos expedientes generados en el año 2018 como consecuencia de las diferentes direcciones, subdirecciones, y servicios de este área de Urbanismo que han de remitir al registro, para su constancia, y que reflejan la existencia de un solar o edificación ruinosa.

Todo este trabajo ha sido posible gracias a la incorporación de una arquitecta a la Subdirección de Gestión el 2 de noviembre del pasado año que ha permitido el impulso real de la gestión que se está llevando a cabo en el registro. En este sentido, el grupo municipal popular agradeció ayer a la funcionaria su encomiable labor para desarrollar esta revisión documento que, no obstante, "no debe quedar aquí".

Según explicó el portavoz adjunto del Partido Popular, Antonio Granados, el equipo de gobierno debe "calendarizar ahora los pasos a seguir" para que el informe no acabe en algún cajón y sin ningún resultado. La reactivación de la construcción en Granada que se ha percibido, incluso, con el desbloqueo de planes parciales, o la multiplicación de las licencias de obra motivaron un atasco que obligó a Urbanismo a poner a los funcionarios a echar horas extra.

Obras en un edificio de Caldereria Vieja por ejecución subsidiaria. Obras en un edificio de Caldereria Vieja por ejecución subsidiaria.

Obras en un edificio de Caldereria Vieja por ejecución subsidiaria. / Carlos Gil

En este sentido, Antonio Granados remarcó ayer la importancia de continuar estos trabajos para darle vida a la ciudad, especialmente, en el casco histórico y en los barrios patrimoniales que, como el Albaicín, no pueden contar con solares vacíos o edificaciones ruinosas donde las ratas y otros animales campan a sus anchas. “Se debe poner en marcha un cronograma para establecer un plazo de ejecución”.

No obstante el concejal reconoció que en todos los casos se trata de procedimientos complejos pues el Ayuntamiento debe mediar con propietarios privados que no siempre están dispuestos a vender; que ponen precios muy altos o que no disponen de recursos para ejecutar las obras que garanticen la seguridad. De hecho, en calles como Calderería Vieja, 2, el Ayuntamiento de Granada se ha visto obligado a ejecutar las obras en el edifico de manera subsidiaria, esto es, adelantando el dinero para garantizar la seguridad de la zona. Una cantidad que, después, cobrará al propietario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios