Crisis del covid-19

La Universidad de Granada, en el punto de mira por el aumento de casos de coronavirus

  • La institución cuenta con 38.674 estudiantes entre los 18 y los 25 años, un colectivo al que se achaca el aumento de positivos

Entrada del Hospital Real, sede del Rectorado. Entrada del Hospital Real, sede del Rectorado.

Entrada del Hospital Real, sede del Rectorado. / R. G.

alud Pública de la Generalitat de Cataluña ha determinado que las universidades de la comunidad pasen al modelo de docencia virtual durante los próximos quince días ante el empeoramiento de los datos epidemiológicos. En Valencia, un brote en la residencia privada Galileo Galilei ha llevado a determinar la suspensión de las clases presenciales para 25.000 estudiantes. En Granada, el miércoles el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, apuntó directamente a las residencias universitarias y colegios mayores como posibles causas que pueden explicar el repunte de casos, con jornadas en las que se superó con holgura la cifra de 500 positivos diarios. Un día después la Universidad contestó con datos. Según la institución entre sus estudiantes y desde el 28 de septiembre se habían registrado 176 contagios -el último balance eleva esa cifra a 186 positivos-. Ese mismo jueves, la rectora, Pilar Aranda, defendía los datos de la UGR. “Soy científica”. El viernes –día en el que el alcalde de Granada, Luis Salvador, y el consejero de Sanidad Aguirre, hablaron del caso de Granada– de nuevo se insistió en “no criminalizar” a la comunidad universitaria por el repunte de casos. La vicerrectora de Igualdad, Inclusión y Sostenibilidad, Margarita Sánchez, fue quien insistió en la labor de rastreo, concienciación e información que realiza la institución. Sánchez también apunta a que la decisión de un cierre de facultad depende en cualquier caso de las autoridades sanitarias. Ese mismo día en redes sociales comenzó a difundirse una convocatoria para celebrar una fiesta el próximo 16 de octubre en una residencia universitaria de Granada.

El relato de los hechos tiene un nuevo hito el sábado noche, cuando se difunden imágenes de la calle Ángel Ganivet. El domingo se da a conocer un brote con 23 casos positivos en una residencia universitaria y el delegado del Gobierno, Pablo García, anuncia lo que se esperaba. Se tomarán medidas restrictivas hoy martes. En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Junta ayer lunes, cuando se conoció otro caso relacionado con una nueva residencia, con trece casos en esta ocasión. Granada está a un paso de un confinamiento perimetral y todos los dedos apuntan al ocio juvenil como principal causa.

A falta de conocer las medidas, la UGR ha sido convocada para participar mañana en la convocatoria de la junta local de seguridad ciudadana. La institución cuenta con 38.674 estudiantes de entre 18 y 25 años, según los datos de la última memoria académica. En esa franja de edad es donde más han crecido los contagios. La UGR apostó antes del verano por un modelo de “presencialidad segura”, con medidas sanitarias basadas en la distancia social y el uso de mascarillas, así como el control de aglomeraciones en sus escuelas y facultades, así como alternar la docencia online con la presencial. Hoy posiblemente las medidas que tome la Junta afecten de una u otra manera a la Universidad, una institución que se ha visto empujada al ojo del huracán por el comportamiento de personas que, universitarias o no, son mayores de edad y que, además, han ejercido en este relato el papel de consumidores de ocio que se ha permitido desde el fin de la desescalada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios