Claustro de la UGR 2019

La Universidad de Granada se desmarca de la Junta y solicitará más estudios de grado

  • Pilar Aranda esperará al análisis desarrollado por la Consejería sobre el mapa de titulaciones en Andalucía para instar a la Administración a poner en marcha el título de Energías y nuevos estudios en el área tecnológica

Pilar Aranda, durante su intervención esta mañana en el claustro de la UGR. Pilar Aranda, durante su intervención esta mañana en el claustro de la UGR.

Pilar Aranda, durante su intervención esta mañana en el claustro de la UGR. / Álex Cámara

La Universidad de Granada mantiene su intención de “ampliar su oferta de títulos. Así lo expresó en la mañana de hoy la rectora de la institución, Pilar Aranda, en la sesión ordinaria del claustro en la que presentó la memoria de gestión 2019 y trazó los objetivos de cara al 2020 y que se celebró en la Facultad de Ciencias. Aranda señaló, sobre la posibilidad de nuevos grados, que “estamos esperando” a que la Consejería de Economía, Empresa, Conocimiento y Universidad finalice el anunciado mapa de titulaciones, que se presentará en la próxima primavera, anunció la rectora. Una vez realizado ese análisis, “nos gustaría”, aseguró Aranda, desarrollar el grado en Ingeniería de la Energía que ya fue aprobado por consejo de gobierno en el año 2012. Además, expuso que “hay otros grados que podríamos valorar”.

Sobre estos planes de futuro, adelantó que “trabajamos” en el diseño de títulos interuniversitarios. “Nuestra apuesta clara es el posgrado –abundó–y algún grado que veamos de las necesidades que tengamos”. Ahí, estableció que el área en la que se prevé una mayor necesidad es la de las “TIC”, donde “ya se trabaja” en posgrado. “Creo firmemente en la colaboración entre universidades”, zanjó sobre las opciones de crecimiento que maneja la UGR.

Este discurso no comparte espíritu con lo expresado desde la Consejería.El titular del ramo, Rogelio Velasco, ya anunció que se abordaría un mapa de títulos para analizar aquellos estudios con escasa demanda y la posibilidad de fusionar estudios. En la apertura del curso universitario en la UGR, el pasado mes de septiembre, la secretaria general de Universidades de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta, Rosa María Ríos Sánchez, estableció la necesidad de crear un “nuevo mapa de titulaciones”. “Contamos ya con un estudio descriptivo que identifica ineficiencias y solapamientos” en la oferta universitaria en Andalucía. “Vamos a trabajar con los rectores en una ordenación más racional”, expuso.

Sobre estos planes de la Junta de una “ordenación más racional”, Aranda indicó en “yo no estoy al 100% de acuerdo” y que, en cualquier caso, “en Granada no se suprime” ninguna titulación.

Claustro en Ciencias. Claustro en Ciencias.

Claustro en Ciencias. / Álex Cámara

Ante los claustrales, la rectora recordó que en los últimos años ninguna universidad andaluza ha desarrollado nuevos títulos. En verano, indicó, la Junta aprobó nuevos grados en las universidades de Loyola (privada), Pablo de Olavide y Córdoba, una decisión que, en palabras de Aranda, supuso “cierta deslealtad” con el resto de universidades y que “cambia la manera en la que trabajamos”. Sobre la posibilidad de nuevos títulos interuniversitarios, indicó que su desarrollo tiene que “ir con una política de becas adecuada” que garantice las posibilidades de acceder de todo el alumnado.

Además de fija un objetivo de crecimiento en el terreno de los títulos que se ofertan en la actualidad, Aranda apuntó que está pendiente de desarrollo la normativa sobre las estructuras de los departamentos, una cuestión que deberá abordar el próximo Gobierno. En este sentido, indicó que la UGR ya ha trabajado en el catálogo de áreas afines.

Otro punto abordado en el claustro fue el de la exclusividad del profesorado. Tras subrayar que se han acabado las listas de espera de profesores acreditados, recordó que una de las cuestiones que analizará la Comisión de ética e integridad académica –creada el lunes en consejo de gobierno– es el la exclusividad. “Cada vez hay más voces que claman en ese sentido”, sostuvo la rectora. Queda pendiente también la reestructuración del profesorado asociado en el área de Ciencias de la Salud y áreas implicada. Aranda esbozó otro de los retos pendientes: reconoció que “hay departamentos que ya no tienen ningún catedrático ni ningún profesor titular”. A esto se suma el hecho expuesto por Aranda de que “en diez años se va a jubilar un número importante” de docentes. “Importante por el número y también por la cualificación” de esos profesores e investigadores.

En cuanto a la docencia, la rectora expuso que la impartición en lenguas extranjeras “va a formar parte del modelo de reparto” y que en el nuevo plan de ordenación docente “valoraremos reconocimiento de este tipo de enseñanza”. En la actualidad, se imparten en otras lenguas 41 asignaturas en nueve grados.

En cuanto al alumnado, en relación a la cotización a la Seguridad Social por las prácticas –y que quedó en suspenso y que motivó reticencias entre las universidades– dijo que el coste supondría 5 millones de euros, algo que calificó de “imposible” de abordar por la UGR.

En cuanto al personal de administración y servicios, destacó la aprobación de la relación de puestos de trabajo y el proceso de funcionarización. Desde CCOO se reprochó que Gerencia no cumple con el reglamento de la mesa sectorial del PAS, que hasta 2017 “la UGR ha dejado de invertir en su plantilla más de 800.000 euros” y se pidió un “compromiso” de rechazo a la externalización o privatización de servicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios