Granada

El empresario de TG7 ante el juez: “Actuamos como en otras televisiones públicas”

  • Raúl Berdonés, presidente de una de las productoras más fuertes en España, asegura que los servicios sin contrato fueron convenidos “verbalmente” con el concejal Juan Antonio Fuentes

Raúl Berdonés, importante empresario del mundo de la televisión en España y fuera del país, que está siendo investigado en el caso judicial de TG7 (por el supuesto agujero económico de un millón de euros causado al Ayuntamiento de Granada a través de la prestación de servicios sin contrato legal), ha desvelado esta semana en el Juzgado que el cobro de ese tipo de facturas, tramitadas como gastos extraordinarios, es una práctica común en todas las televisiones públicas.

Hasta una decena de veces insistió Berdonés, durante su declaración judicial del pasado 9 de abril, en que las supuestas prácticas irregulares de prestación de servicios que han originado esta investigación son habituales en cadenas de televisión públicas.

Este empresario es el presidente del Grupo Secuoya, una de las principales empresas españolas dedicadas a la creación, producción y distribución de contenido audiovisual y digital. Entre sus clientes están televisiones públicas como Televisión Española, Canal Sur o TV3; además de las principales privadas españolas. Berdonés ha sido noticia recientemente por el acuerdo alcanzado con Netflix para ubicar en la Ciudad de la Tele de Secuoya su primer centro de producción en Europa.

En la causa judicial abierta por la gestión de la televisión municipal del TG7 durante el mandato del alcalde José Torres Hurtado, Berdonés fue citado por el juez en calidad de investigado, junto al concejal del PP Juan Antonio Fuentes y a la exdirectora de la tele, Cristina García.

La Fiscalía presentó una querella en el Juzgado el año pasado por supuestos delitos de prevaricación y malversación en la gestión económica de la televisión municipal. Lo que está en tela de juicio es el cobro de una serie de supuestos “gastos extraordinarios” que la empresa contratada para la grabación de los programas (CBM, del grupo Secuoya) acordó con los responsables municipales, a pesar de exceder lo establecido en el contrato legal firmado tras el concurso público que ganó la productora.

Desde enero de 2013 y hasta que acabó el contrato de esta empresa en 2015, la mercantil privada prestaba mensualmente una serie de servicios extra que aumentaban la remuneración fija contratada. Berdonés ha declarado en el Juzgado que esos servicios eran demandados por el Ayuntamiento y que este sistema fue convenido en un principio “verbalmente” con el concejal Juan Antonio Fuentes. Más tarde (en 2015) y con efecto retroactivo de varios años, ambos firmaron un convenio para regular esos gastos extra.

El problema expuesto en la querella de la Fiscalía (que partió de una denuncia de Vamos Granada) es que nada de esto pasó por los órganos de contratación municipal, por los servicios de tesorería del Ayuntamiento ni por la Intervención, con lo cual se hacía sin control alguno de la institución.

Sobre esta cuestión, el empresario dijo en el Juzgado que él desconocía si el concejal tenía facultades o no para contratar, pero que presumía que era la persona competente.

Sobre la particularidad de que esos gastos extraordinarios se produjeran de forma habitual mes a mes, Berdonés explicó que “en el mundo de la televisión”, cuando a la audiencia “se le acostumbra” a una programación “luego es difícil dar un paso atrás y por eso tiende a perpetuarse en el tiempo”, según consta en el acta de su declaración judicial.

Parte de esos gastos extraordinarios fueron abonados por empresas patrocinadoras (315.345 euros), en su mayor parte de participación municipal o contratistas del Ayuntamiento, como Inagra o Emasagra.

Berdonés confirmó que la productora cobró esas cantidades a través de esa fórmula de patrocinio que quedó recogida en el controvertido convenio de 2015 firmado por el concejal Fuentes.

El empresario negó tener relación personal con el edil del PP y aseguró que lo había podido ver “tres veces en su vida”. A la otra investigada, la directora de la televisión, Berdonés aseguró que ni siquiera la conocía, algo que extrañó mucho a la acusación particular de Vamos Granada, pues la empresa utilizó un informe suyo para reclamar al Ayuntamiento el pago de las facturas pendientes. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios