Ampliación de Sierra Nevada Cuatro empresas extranjeras estudian el proyecto de ampliación de Sierra Nevada

  • Se trata de operadoras de Reino Unido, Francia, Suecia y Estados Unidos especializadas en dirigir estaciones de esquí

  • La inversión a cinco años se situaría entre los 160 y los 180 millones de euros, según los impulsores

Cuatro empresas extranjeras se han interesado en el proyecto privado de ampliación de la superficie esquiable de Sierra Nevada que el arquitecto y urbanista Justo Uslé desveló en este diario el pasado mes de marzo.

Se trata de cuatro sociedades cuyo negocio es la explotación de estaciones de esquí alrededor del mundo, con sedes en Reino Unido, Francia, Suecia y Estados Unidos, pero cuyo nombre se mantiene en el anonimato. Estas operadoras estudian los documentos del dossier realizado por un grupo de profesionales contratado por el impulsor de la idea, que incluyen planos detallados y un estudio económico-financiero elaborado por "banca privada internacional con sede en Madrid".

La inversión estaría cifrada en un margen de entre 160 y 180 millones de euros en un espacio de cinco años, que generaría 6.000 empleos y duplicaría la presencia de esquiadores hasta los 31.000. En las próximas semanas se constituirá una sociedad para canalizar el proyecto.

"A las compañías no les preocupa tanto la cantidad que vaya a ser tanto como el escenario en el tiempo: autorizaciones, permisos... Tienen que ver si el retorno les compensa o no", explica Justo Uslé, quien a la vez añade: "A nosotros lo que nos interesa es que se queden. Que venga un operador fuerte. Traerán capital, la última tecnología y sistemas más racionales".

El plan está más afinado que hace unos meses y ya se han fijado tres posibles áreas de expansión de la superficie esquiable: Prado Redondo, Valle de San Juan y El Cartujo. La primera de ellas sería, de entrada, la más factible puesto que no estaría dentro de los límites del Parque Nacional. Ocuparía 155 hectáreas en una zona contigua por debajo de la Loma de Dílar. La clave de este área sería la construcción de un espacio residencial de lujo compuesto por chalets de estilo alpino, al que se accedería, primero, por una nueva carretera de acceso paralela a la actual, y segundo, a través de un pequeño carril que discurriría, aproximadamente, por el trazado del circuito de esquí de fondo ahora en desuso.

La propuesta de ampliación de Sierra Nevada La propuesta de ampliación de Sierra Nevada

La propuesta de ampliación de Sierra Nevada / Dpto. de Infografía

Las otras dos áreas esquiables que propone el proyecto de Uslé son las que presentan una mayor dificultad, tanto técnica como administrativa y ambiental. Las áreas del Cartujo y del Valle de San Juan se encuentran dentro de la protección del Parque Nacional de Sierra Nevada, por lo que requerirían de un "plan especial", afirma el arquitecto.

El Valle de San Juan fue el primer intento de expansión de Sierra Nevada en los años 70, pero no cuajó. Ahora vuelve a aparecer como proposición de ampliación por parte de este proyecto personal de Uslé. Afectaría a la parte alta del valle, puesto que más abajo los desniveles y los precipicios son más pronunciados, con una superficie de 245 hectáreas que requeriría del levantamiento de dos remontes, dos telesillas de última generación con mayor capacidad que los actuales.

Por otro lado queda la zona del Cartujo, la que tendría más pistas y de mayor dificultad, y que sería la zona que más deportistas especializados traería a la estación. También dentro del Parque Nacional, se accedería por un teleférico moderno con cabinas para decenas de personas, y desde ahí subir hasta el pico del Tozal, y hacia la zona esquiable actual de la Laguna de las Yeguas.

La clave del plan que se ha presentado a estas compañías, y que se pretende exponer a la Junta de Andalucía (se han cursado peticiones formales a las consejerías de Hacienda, Fomento y Medio Ambiente) se centra en las comunicaciones, en el tráfico.

El plan tiene prevista la construcción de dos nuevas carreteras. En un primer momento se contempló la ampliación de la actual A-395 en el tramo entre la cantera y Las Víboras, pero en el proyecto se estima ahora un desdoblamiento de esta vía que amplíe su capacidad, que se iniciaría en el punto kilométrico 15, pasaría por El Purche, y se uniría nuevamente a la carretera de la Sierra en 23, cerca ya del Dornajo.

Con esta actuación se ahorrarían diez minutos de trayecto entre Granada capital y la estación, dejando el viaje en cerca de 20 minutos, lo que permitiría, según el ideólogo del plan, implantar más hoteles en la capital con vocación de servir a Sierra Nevada.

Por otro lado, la otra carretera se haría para desdoblar el tráfico hacia la otra clave del plan: el parking del Mirlo. Este aparcamiento, para 3.750 plazas, haría de punto de partida del teleférico y hacia las nuevas zonas esquiables al sur de la estación. Tendría cuatro plantas (de 3.600, 31.800, 23.700 y 18.000 metros cuadrados, respectivamente) y una plaza principal de 12.800 metros cuadrados que haría de conmutador de transportes, comercios, bares y restaurantes, no siendo una zona residencial.

Otra de las funciones que cumpliría esta nueva carretera sería la de segregar a esquiadores y visitantes, que tendrían su propia zona de nieve, un snow park, en Fuente Alta, con sus propios servicios.

Estas son las líneas maestras de un plan que ya se estudia por parte de cuatro compañías extranjeras: pocos remontes pero más potentes, separación de visitantes y esquiadores, alta tecnología de maquinaria y generación de nieve, más plazas de aparcamiento, y doblar esquiadores. "Este puede ser el plan director de la ampliación de Sierra Nevada", cree Justo Uslé, el cerebro del proyecto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios