granada cf

Díaz de Mera, el árbitro nocivo

  • El conjunto rojiblanco firma tres derrotas, un empate y sólo un triunfo con el colegiado que le perjudicó el sábado en Alcorcón, que ya la pasada campaña expulsó a Montoro y a Sergio Peña

Díaz de Mera, entre los capitanes Víctor Díaz y Laure antes del partido del sábado en Alcorcón. Díaz de Mera, entre los capitanes Víctor Díaz y Laure antes del partido del sábado en Alcorcón.

Díaz de Mera, entre los capitanes Víctor Díaz y Laure antes del partido del sábado en Alcorcón. / agencia lof

Desde que en Primera División existe el VAR ya no vale culpar a los árbitros de las derrotas de tu equipo. En Segunda aún es posible. La tecnología todavía no se ha implantado y las decisiones arbitrales erróneas, esas que ahora en la máxima categoría se pueden corregir, tienen mucho más peso en la suerte final de los encuentros. El Granada CF lo sufrió en sus propias carnes el sábado en Alcorcón. No es cuestión de ponerse la bufanda y decir que los nazaríes perdieron por culpa del trencilla, pero nadie puede discutir que el del silbato perjudicó de forma clara a los rojiblancos e influyó de forma decisiva en el marcador.

Las quejas y el enfado de los granadinistas no se ciñen al partido jugado en el Santo Domingo, sino a lo que ha ocurrido cada vez que el castellano-manchego Isidro Díaz de Mera ha arbitrado al Granada. En la última temporada y poco, siempre que el equipo y este colegiado se han cruzado los nazaríes han salido, de una u otra manera, malparados.

El castellano-manchego condicionó con sus decisiones el marcador final

Lo de Alcorcón es bien conocido y admite pocas dudas. Expulsión de Víctor Díaz que es justa pero que contrasta con la clarísima roja perdonada a Eddy Silvestre en el primer tiempo por pisar sin balón y con intención el vientre de Vadillo. Además, en el penalti del 1-0 admite pocas dudas el toque del delantero amarillo a Álex Martínez, que tampoco anda muy listo pero que toca el esférico con la mano por culpa del contacto del adversario en su espalda.

En un choque de golpes consentidos y de poco pitar se puede admitir que esa acción no fuese punible a criterio del trencilla, mas en el primer tiempo señaló varias faltas a favor de los locales por acciones con idéntico o, incluso, menos contacto por parte del infractor que el de la pena máxima.

Los números dicen que Díaz de Mera ha dirigido cinco partidos al Granada con un balance de tres derrotas, un empate y un triunfo para los rojiblancos. Para un equipo que vence más que pierde o empata en el periodo señalado, el dato no deja de ser curioso. También lo que pasó en esos encuentros.

Dos rojiblancos más fueron expulsados por el castellanomanchego la pasada temporada. Montoro en la derrota por 1-2 del Granada ante el Sevilla Atlético y Sergio Peña en el triunfo nazarí por 2-1 frente al Tenerife.

Si la roja a Montoro ya fue cuestionada, la que vio el peruano tuvo aún más recorrido, al mostrarle una segunda amarilla que lo mandaba a la calle justo cuando iba a ser sustituido por una pérdida de tiempo bastante cuestionable.

En los otros dos choques en que el equipo y Díaz de Mera se vieron las caras, empate sin goles en Reus, con una amarilla para los locales y cuatro para los nazaríes, y derrota por 2-1 en el campo del Sporting de Gijón, también con el doble de amonestaciones para los de aquí que para el oponente.

El entrenador del Granada, Diego Martínez, no ocultó tras el partido ante el Alcorcón en referencia a la actuación arbitral que "hoy nos tocó a nosotros salir perjudicados" refiriéndose a "detalles que hacen que la balanza vaya de un lado o de otro". No obstante, habló en un par de ocasiones a lo "difícil que es arbitral" por lo que aceptaba lo ocurrido.

Lo que hace falta ahora es que no vuelva a ocurrir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios