Granada CF | Entrevista Roberto Soldado Soldado: "Lo que más me interesa es que el Granada se quede en Primera División"

  • El delantero rojiblanco considera que a su edad “aprendo cada día de mis compañeros y eso es lo bonito del fútbol”

  • El valenciano tiene claro que “este club está en crecimiento” y que le recuerda "al Villarreal en sus inicios"

El fichaje más mediático del Granada CF espera volver a ser el de antes de su grave lesión. El fichaje más mediático del Granada CF espera volver a ser el de antes de su grave lesión.

El fichaje más mediático del Granada CF espera volver a ser el de antes de su grave lesión. / Carlos Gil

Comentarios 0

Cuando comenzó a sonar el nombre de Roberto Soldado como futuro jugador del Granada CF, pocos eran los que creían que finalmente recalaría en las filas rojiblancas. Pero su fichaje se confirmó el pasado 15 de julio y desde entonces está siendo una de las figuras del conjunto de Diego Martínez, que hasta el momento ha contado con él como titular en los tres partidos de liga que se llevan disputados.

–Ha pasado de jugar en y por Europa a luchar por evitar el descenso. ¿Cómo se adapta a ello un jugador como usted?

–Me he adaptado bastante bien. Sabía desde un primer momento donde venía y la ilusión que tenía por jugar en LaLiga era superior a cualquier otra cosa. Tengo muy claro por lo que luchamos y lo que nos va a costar conseguir el objetivo pero estoy muy mentalizado y metido en la dinámica del equipo y eso es lo más importante. En definitiva, estoy donde quiero estar y eso puede con todo.

–A la hora de firmar por el Granada CF, ¿quién le convenció más: Antonio Cordón, Fran Sánchez o Diego Martínez?

–Tenía claro que quería volver a España y aunque es cierto que al Granada CF lo conocía poco, después de hablar con Antonio Cordón y David Belenguer, además de Fran Sánchez, me facilitaron mucho todo. Antes de firmar pude conocer las instalaciones y todo ello me ayudó a tomar la decisión.

–Firmar por un equipo recién ascendido le ha llevado a rebajar considerablemente sus emolumentos. ¿Cómo compensa eso un futbolista de su bagaje?

–La principal motivación era volver a jugar al máximo nivel en mi país. A lo largo de una carrera hay tiempo para todo y ahora lo que quería era demostrar que sigo teniendo el nivel para jugar en Primera División. Además, a nivel familiar queríamos volver a España y eso tiró mucho, pero realmente no ha sido una decisión difícil.

El jugador rojiblanco durante la entrevista con Granada Hoy en la Ciudad Deportiva. El jugador rojiblanco durante la entrevista con Granada Hoy en la Ciudad Deportiva.

El jugador rojiblanco durante la entrevista con Granada Hoy en la Ciudad Deportiva. / Carlos Gil

–¿Cómo se encuentra a nivel físico?

–Siempre los inicios y las pretemporadas son duras y conforme van pasando los años, más. Sí que es cierto que cuando llegué tenía un nivel más bajo que el resto de mis compañeros porque además venía de una competición como la liga turca, donde la exigencia no es igual que en LaLiga. Me ha costado adaptarme un poquito al ritmo de fútbol y, sobre todo, al nivel de trabajo que existe en el Granada CF, donde hay una base y una dinámica muy concreta y a los nuevos nos cuesta adaptarnos. Ya me estoy enganchando a ellos y a partir de ahí el nivel individual mejorará y con ello el colectivo.

"Tengo muy claro por lo que luchamos y lo que nos va a costar conseguir el objetivo de la permanencia”

–A sus 34 años, ¿que busca Roberto Soldado en el Granada CF?

–Ante todo, antepongo el interés colectivo al individual. Lo que me interesa es que el Granada CF se quede en Primera División. Después, es un reto personal para demostrar que, a pesar de haber estado dos años fuera, sigo siendo el mismo y puedo alcanzar mi mejor nivel y es por lo que trabajo día a día. Al final, cuanto más me exija yo sé que será beneficioso para el equipo.

–Tras tantos años en la élite, ¿de dónde saca un jugador con ese bagaje la ilusión por seguir mejorando y aportando?

–Soy consciente de que mucha gente ya se había olvidado de Soldado tras dos años fuera en una competición inferior a la liga española. Pero quiero demostrar que sigo siendo el mismo Soldado, con más experiencia pero con la misma ilusión y ambición de hacer las cosas bien y dar todo lo que haga falta por el bien del equipo.

–¿Cómo ha sido su acogida en el vestuario?

–La clave en este club es el vestuario. Me he encontrado un grupo de jugadores muy humildes y profesionales a los que les encanta trabajar, que soñaban con jugar y ganar en Primera División y lo han conseguido. Esa ambición que hay dentro, más tarde o más temprano nos va a dar mucha recompensa porque esa hambre que existe se nota y estoy seguro que los resultados van a llegar.

–¿Se siente el líder del vestuario rojiblanco?

–Antes de venir me informé mucho de cómo funcionaba el equipo en todos los aspectos. En el vestuario, uno cuenta sus experiencias pero, al final, creo que la clave es complementarnos los unos a los otros. Está claro que a lo mejor muchos van a aprender de mí pero yo también voy a aprender del resto de compañeros y eso es lo que nos hará ser mejores. A pesar de mi edad, aprendo cada día de ellos y eso es lo bonito del fútbol.

–Siempre ha tenido mucha personalidad en el campo. El día del Sevilla hubo una acción en la que cayó en el área y sus compañeros reclamaron penalti al colegiado pero usted los frenó para que no protestaran. ¿Nota ese respeto en sus compañeros?

–Siempre he sido muy cabezón y me gusta protestarle a los árbitros, en muchas ocasiones con razón. Pero en esa acción no sentí ningún contacto del rival, por eso les dije a mis compañeros que no protestasen. Al final, el líder en el vestuario es el equipo y eso es lo que nos tiene que hacer sólidos para competir en Primera División con el objetivo de ganar. En ese camino estamos.

–A lo largo de su carrera le ha protestado mucho a los árbitros pero por su nombre parece que le permiten más. ¿Cómo se hace para que no le tomen la matrícula?

–Va mucho con la paciencia de cada colegiado. Hay algunos que te permiten más y otros, menos. Sí que es verdad que, a pesar de que protesto mucho, trato de hablarles con respeto, pero es mi carácter y gracias a él he desarrollado la carrera que tengo. Sin mi carácter no sería el Soldado que he demostrado ser durante todos estos años. El día que no tenga esa competitividad sobre el terreno de juego, dejaré el fútbol y me quedaré en mi casa.

El delantero debutó en Primera División en el Bernabéu con el Real Madrid. El delantero debutó en Primera División en el Bernabéu con el Real Madrid.

El delantero debutó en Primera División en el Bernabéu con el Real Madrid. / Carlos Gil

–¿Qué aspecto es el que más le ha sorprendido de Diego Martínez?

–Principalmente, la conexión que tiene con el vestuario y lo cercano que es con el jugador, además de lo claras que tiene las cosas y como lo transmite al equipo. Los jugadores sabemos lo que quiere el entrenador en cada momento. Además, le gusta conocer la opinión de los futbolistas y en cada charla interactúa mucho con nosotros para conocer cuáles son nuestras sensaciones. Esa conexión que tiene con el vestuario es muy difícil encontrarla. A lo largo de mi carrera nunca lo he visto.

–Y a nivel del club, ¿qué le ha gustado más?

–Cuando hablo con gente de mi entorno del Granada CF, lo comparo mucho con el Villarreal cuando empezó a crecer. Este club está en crecimiento. La gente que está al mando lleva muchos años en el mundo del fútbol y sabe hacer las cosas bien. Lo único que falta es que los jugadores le podamos dar estabilidad a la entidad manteniéndola en Primera División. Si está dos o tres años seguidos en la máxima categoría va a tener un crecimiento muy grande y ese debe ser nuestro objetivo.

–¿Qué le ha faltado al equipo en este arranque de temporada desde su punto de vista?

–Principalmente, evitar los errores que tanto nos han penalizado. Para puntuar sabemos que tenemos que rozar la perfección y los partidos duran 95 o 100 minutos. En cuanto te despistas, el rival suele tener calidad y talento para hacer gol. Tenemos claro que hay ser muy sólidos y, sobre todo, verticales para intentar sorprenderles. Hasta el momento, las sensaciones son muy buenas.

–En los pocos minutos que ha jugado junto a Adrián Ramos, ¿se ha sentido cómodo o prefiere ser la única referencia ofensiva?

–Depende del momento. Hay encuentros en los que me siento mejor solo arriba y otros en los que el rival, por ir delante en el marcador, se repliega más y uno se ve demasiado aislado y una compañía se agradece. Al técnico le gusta mucho cambiar de sistema y los aspectos tácticos porque sabe leer los partidos y él, más que nadie, los estudia y prepara. Pero, en general, con otro delantero al lado, me siento cómodo.

–Siempre ha destacado por sus desmarques al espacio y ahora le gusta más bajar a recibir. ¿Cómo ha sido esa evolución en su juego?

–En Valencia y en mis inicios, era un delantero de jugar sólo a un toque y ser más definidor. Pero a lo largo de los años he ido cambiando mi forma de jugar. Creo que lo ideal es algo intermedio y es lo que busco. Hay partidos en los que tengo que estirar más al equipo y ser más profundo porque por detrás de mí está Fede Vico, al que le gusta bajar a recibir. En cualquier caso, hay que ser inteligente y saber qué es lo que necesita el equipo en cada momento.

Soldado ha encajado perfectamente en el vestuario rojiblanco. Soldado ha encajado perfectamente en el vestuario rojiblanco.

Soldado ha encajado perfectamente en el vestuario rojiblanco. / Carlos Gil

–A nivel futbolístico, ¿qué ha cambiado el Soldado del Valencia o del Villarreal al de hoy día?

–Al final, la experiencia es lo que hace cambiar un poco tu estilo de juego. Saber leer en cada momento qué necesita el equipo es lo que más he cambiado en mi trayectoria. Antes no trabajaba apenas para el grupo. Yo estaba para meter goles y eran otros los que tenían que defender, que corrieran los demás. Pero ahora soy consciente de que eso no es suficiente y me tengo que sacrificar por mis compañeros porque sé que, así, el equipo se siente más arropado defensivamente y a nivel ofensivo va a estar más fresco, y yo me puedo beneficiar.

–¿Qué aprendió en sus aventuras en Inglaterra y Turquía?

–De Inglaterra tengo una espina clavada porque cuando me fui allí, pensaba que era una competición que me podía venir muy bien por mi estilo de juego. Pero cuando empecé a jugar, la hostia que me pegué fue tremenda porque pensaba que iba a poder demostrar mis cualidades y no fui capaz de hacerlo. En cuanto a Turquía, y tras recuperarme de una grave lesión de rodilla, no vi la predisposición del Villarreal, que era entonces mi equipo, para renovarme. Allí me ofrecían dos años de contrato y más dinero y busqué esa alternativa a largo plazo. Tenía muchas dudas tras la lesión y por eso tomé esa decisión. A nivel personal han sido unas experiencias muy constructivas, sobre todo por mis hijos, y profesionalmente he disfrutado de la pasión turca. He vivido momentos increíbles en los derbis que se juegan allí que no son comparables con los clásicos entre Real Madrid y Barcelona.

"Soy consciente de que mucha gente ya se había olvidado de Soldado tras dos años en una competición inferior”

–¿Cómo interpreta el dato de haberle marcado 20 goles a sus exequipos y ser el único jugador de LaLiga en anotar con seis conjuntos distintos?

–A la que menos le gusta ese dato es a mi mujer, porque he cambiado mucho de equipos con las consiguientes mudanzas (risas). Sí que es verdad que al haber muchos exequipos, cada vez son más, eso facilita mucho esos datos. Parece que se me dan bien y espero ampliar esas cifras.

–¿Cuáles son sus mejores recuerdos como futbolista?

–Cuando eres un niño, empiezas a subir escalones y te ves a las puertas de poder disfrutar de lo que es la élite, es muy bonito. Yo tuve la suerte de poder debutar en Primera División y en el Bernabéu y eso es algo especial. Son momentos inolvidables.

–Por último, ¿cómo está siendo su adaptación a la ciudad?

–Muy bien. Cuando estuve en la cantera del Real Madrid coincidí con un compañero que se llama Héctor que es de Granada y, desde los trece años, mantenemos esa relación. Ahora mismo es mi mejor amigo y está conmigo todos los días. Gracias a él nos hemos adaptado muy bien a la ciudad pero es fácil. Cuando paseo por la ciudad, todo son halagos de la gente agradeciéndome que haya firmado por el Granada CF. Es una ciudad cómoda, pequeña y tranquila donde se puede vivir muy bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios