granada cf | rayo majadahonda

Con las ideas muy claras

  • El equipo empieza con su habitual 1-4-2-3-1 y vuelve a cambiar en el segundo tiempo

Con las ideas muy claras Con las ideas muy claras

Con las ideas muy claras

Suele ocurrir cuando disputas tres encuentros en una semana que hay jugadores que llegan más fatigados de lo habitual al último de esos partidos. Lo que para conjuntos grandes como Real Madrid, Barcelona o Atlético es una costumbre, para la mayoría de los terrestres supone una excepción que puede causar problemas, y más si, como en el caso esta temporada del Granada CF, cuentas con una plantilla justa de efectivos. Tras visitar al Extremadura el domingo anterior en Liga y el jueves al Elche en Copa, el duelo de ayer contra el Rayo Majadahonda cerró la semana con más partidos que va a tener el Granada esta temporada, ya que la temprana eliminación en la competición copera va a evitar más tramos similares. El único jugador que participó en los dos encuentros anteriores casi en su totalidad, Quini, fue el que se quedó fuera del once que se esperaba.

el cambio

Pese a que ha estado a buen nivel en los partidos de Liga disputados, el técnico Diego Martínez quiso buscar frescura en su alineación y optó por dejar al cordobés en el banquillo. Esto provocó un cambio de piezas en su once, ya que Víctor Díaz pasó a su ubicación habitual en el lateral derecho para dejar a Martínez, titular por primera vez en Liga tras serlo en Elche en Copa, el puesto de acompañante de Germán en el centro de la zaga. El preparador volvió a utilizar el 1-4-2-3-1 usado al inicio de cada uno de los anteriores partidos de Liga.

la recuperación

Sólo hubo esa modificación en los que actuaron de inicio respecto a los que jugaron en Extremadura, ya que Vadillo se pudo recuperar para actuar de inicio ante el Rayo Majadahonda. Se retiró lesionado el extremo del choque de Almendralejo y no entrenó en toda la semana con el grupo, de hecho el propio club indicó el sábado que había estado al margen en la sesión a puerta cerrada del sábado por la tarde previa al partido, mas fue titular. Rodri y Alberto Martín también recuperados ya para la causa, esperaron su oportunidad en el banquillo.

asentamiento tardío

Al Granada casi le cuesta un gol entender en los compases iniciales el planteamiento osado de los madrileños. Enzo Zidane y Fede Varela hicieron daño por dentro en los primeros minutos. El duelo empezó a cambiar cuando Fede San Emeterio y Montoro se asentaron en la medular y empezaron a mandar, pese a que en la posesión dominaron siempre los visitantes. Como en encuentros anteriores, el Granada castigó las pérdidas de balón del oponente, más aún de un Rayo Majadahonda que se mostró como un conjunto tan biñoso como atrevido durante gran parte del choque. Adrián Ramos, muy activo y ofreciéndose mucho en todo momento, fue quien recuperó el esférico y asistió a Antonio Puertas en la acción del 1-0.

el carril diestro

Aunque había actuado como central hasta ahora, Víctor Díaz demostró que no se le ha olvidado jugar de lateral. El zaguero se mostró muy ofensivo durante la primera parte, aprovechando los movimientos continuos de los jugadores que estaban en la línea de tres por delante del centro del campo y, sobre todo, las diagonales de Vadillo cuando estaba por delante de él.

lesión de adrián ramos

La segunda parte no trajo consigo un cambio de decoración en el choque pero sí un imprevisto en forma de lesión. Adrián Ramos tuvo que dejar el partido tras recibir un golpe por detrás. Estaban Rodri y Pozo en el banco pero optó Diego Martínez por meter a Nico Aguirre. Ante un equipo con mucho balón y juego de combinación, metió fuerza y músculo por dentro. Se colocó el argentino en la medular junto a Fede San Emeterio y Montoro pasando a jugar el Granada con un dibujo 1-4-3-3, sin una referencia ofensiva fija.

otro nuevo dibujo

No se quedó así el equipo, puesto que tras el 3-0 entró Pozo por Montoro y mutó el Granada a un 1-4-1-4-1, con Fede Vico y Nico Aguirre como interiores y el goleador Antonio Puertas, ahora sí, de punta nato. La entrada final de Rodri por Vadillo hizo que cambiara la posición de Antonio Puertas, que regresó a la banda, pero ya no más la del sistema, ya que acabó jugando así el Granada, con ese 1-4-1-4-1 que suele usar cuando va por delante en el marcador y que le funcionado muy bien hasta ahora. Y que sea por mucho tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios