Mundo

La UE cimenta un plan conjunto para afrontar el reto migratorio

  • La cumbre informal de 16 países alfombra un acuerdo conjunto e impreciso de cara al Consejo Europeo del jueves

  • Merkel advierte de que los refugiados no pueden elegir su país de asilo

Foto de los líderes de 16 países y del presidente de la Comisión Europea, que se reunieron ayer en Bruselas para abordar un acuerdo sobre inmigración, en la que se ve a Merkel charlando con Sánchez. Foto de los líderes de 16 países y del presidente de la Comisión Europea, que se reunieron ayer en Bruselas para abordar un acuerdo sobre inmigración, en la que se ve a Merkel charlando con Sánchez.

Foto de los líderes de 16 países y del presidente de la Comisión Europea, que se reunieron ayer en Bruselas para abordar un acuerdo sobre inmigración, en la que se ve a Merkel charlando con Sánchez. / Yves Herman / Efe

La cumbre informal sobre inmigración que celebraron ayer dieciséis países de la Unión Europea en Bruselas terminó con progresos para forjar un acuerdo en el Consejo Europeo del jueves próximo, según dijeron varios de los jefes de Estado y de Gobierno que participaron en la reunión.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó tras la cumbre que hay coincidencia en que "no se puede dejar solos" a los socios más afectados por la llegada de la inmigración irregular y dijo que los refugiados "no pueden elegir" en que país piden asilo.

Oxfam lamenta que los líderes sólo se pongan de acuerdo en hacer una "fortaleza"

El primer ministro maltés, Joseph Muscat, afirmó a su salida de la cumbre que el encuentro había sido "una señal de que hay una voluntad de ir hacia más cambios operacionales" en la política migratoria europea y que se había desarrollado "mejor de lo esperado".

"Espero que haya cumplido el objetivo de entendernos mejor los unos a los otros la semana que viene", dijo Muscat a la prensa, donde además recordó que "hay personas en el mar ahora mismo" y que "la situación escalará si no se toman decisiones en los próximos días.

En la misma línea se pronunció el primer ministro belga, Charles Michel, quien dijo que si los países continúan trabajando en los próximos días en "medidas realmente operacionales" será posible conseguir "progresos" en el Consejo Europeo del próximo jueves.

Michel instó en concreto a trabajar sobre la protección de las fronteras exteriores de la UE para conseguir una "solidaridad" europea "efectiva" en materia migratoria y a buscar acuerdos con países fuera de la UE.

El presidente francés, Emmnuel Macron, se mostró satisfecho porque en la cumbre informal se haya forjado un "primer consenso" para abordar la situación desde su dimensión externa e interna. "Me alegro de que tengamos un enfoque de conjunto (...) tratando soluciones externas, como la protección de las fronteras, y soluciones internas, para los movimientos secundarios. Es el único modo de tratar la crisis", dijo en declaraciones a la prensa a su salida de la reunión.

El canciller federal de Austria, Sebastian Kurz, aseguró por su parte que hay un creciente apoyo a que los migrantes rescatados en el Mediterráneo sean llevados a lugares fuera de Europa, así como disponibilidad para actuar contra las ONG que no cooperen con ese objetivo.

"Por fin, de muchas partes llega el respaldo a lo que llevo exigiendo desde 2015, a saber, que no se traerá a Europa gente rescatada, sino que las personas serán llevadas a países fuera de la UE", dijo Kurz tras la cumbre informal comunitaria.

La ONG Oxfam criticó a su vez que los líderes europeos "sólo puedan ponerse de acuerdo" en hacer de Europa una "fortaleza" ante la cuestión migratoria. "La gente que llega a Europa buscando seguridad y apoyo se encuentran con alambre de espino y brutalidad. Están atrapados en campos superpoblados con servicios básicos insuficientes y en riesgo de sufrir violencia y abusos sexuales", indicó en un comunicado el asesor de Política Migratoria de Oxfam, Raphael Shilhav.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios