Actual

Adiós a un gran intelectual de la ciudad y a un profesor inolvidable

  • Juan Carlos Rodríguez, creador de La Otra Sentimentalidad, falleció este lunes a los 72 años de edad. Su funeral se celebrará esta mañana, a las 10:00, en el cementerio de Granada.

El mundo de la literatura se vistió ayer de tristeza. Juan Carlos Rodríguez, catedrático de Literatura y profesor emérito de la Universidad de Granada ha dejado un enorme vacío con su desaparición, a los 72 años de edad. El profesor a quienes sus alumnos, que lo adoraban, llamaban cariñosamente 'magister fue impulsor de la corriente poética La Otra Sentimentalidad.

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, a través del Centro Andaluz de las Letras lamentó su fallecimiento destacando que sus postulados, a partir de su tesis Para una teoría de la literatura. Introducción al pensamiento crítico contemporáneo, "sirvieron como soporte" del influyente movimiento literario La Otra Sentimentalidad que reunió, entre otros poetas de la década de los 80 a Álvaro Salvador, Luis García Montero, Javier Egea, Antonio Jiménez Millán y a su propia esposa, Ángeles Mora.

De dicha corriente surgiría la llamada Poesía de la Experiencia que anclaba sus raíces en la generación del 50. Por su parte, la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, ha sentido la muerte del que fue director de la Cátedra Federico García Lorca. Junto al Consejo de Gobierno y la comunidad universitaria granadina, Pilar Aranda se unió ayer al dolor de familiares, compañeros y compañeras por su "sensible pérdida".

El cuerpo sin vida del profesor ha sido velado desde ayer en el Tanatorio de Granada, donde esta mañana, a las 10:00 horas, tendrá lugar su sepelio.

Doctor en Filología Románica por la Universidad de Granada y Premio Extraordinario de Licenciatura, su trabajo investigador se ha recogido en una extensa obra publicada, con traducciones al inglés e italiano. Fue profesor invitado en la Universidad de Stony Brook(Nueva York), donde se leyó una tesis doctoral sobre sus aportaciones teóricas, y en las Universidades de Duke (Carolina del Norte) y La Sapienza de Roma.

Dirigió la Cátedra Federico García Lorca, del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Granada (2001-2008) y fue doctor honoris causa por la Universidad de Almería.

Juan Carlos Rodríguez ha dejado una estela de cariño y admiración entre quienes lo conocieron y trataron. Intelectuales, personas vinculadas a la cultura y a la Universidad, se acercaron ayer al velatorio del escritor, para arropar a su esposa, la poeta Ángeles Mora.

El poeta Álvaro Salvador aseguró que, a causa de su influencia, se decantó por ser profesor de Literatura. La también profesora de Literatura Carmen Canet comentó que hace 40 años, en sus clases, "descubrí de verdad lo que era el amor a la lectura y a la escritura y desde entonces mi vida cambió". La profesora Remedios Morales subrayó su admiración por su trabajo y trayectoria y Remedios Sánchez, secretaria general de la Asociación Andaluza de Escritores y Críticos apuntó que Juan Carlos Rodríguez ha sido "un referente para todos sus alumnos y compañeros. Siempre ha estado disponible para colaborar en todo lo que se le ha pedido. Deja una gran escuela de discípulos y una gran honestidad en la docencia".

Tato Rébora indicó que "José Carlos Rodríguez fue el germen del festival de Tango de Granada y la ciudad no sería la misma sin la gran influencia que ha ejercido". La poeta Antonia Ortega dijo que Rodríguez ha sido "un maestro de la literatura a nivel mundial y un ejemplo de fortaleza". Para su alumna Nieves Muriel, "si mi madre me enseñó a hablar, Juan Carlos Rodríguez me enseñó a pensar". Ramón Repiso apunta que "perdemos a un referente cultural y a un verdadero maestro". No faltaron íntimos amigos como Carlos Enríquez del Árbol. Tampoco Pepe Tito, el profesor Jesús Amaya, Rafael Juárez y Eduardo Castro.

El poeta Luis García Montero, compañero en el grupo poético La Otra Sentimentalidad y gran amigo del catedrático, no asistió por encontrarse de viaje en México. El catedrático de la Universidad de Granada Andrés Soria Olmedo también estaba muy afectado dada la relación profesional y de amistad que mantenían. Para Jerónimo Páez, se marcha un amigo que "pensaba que un mundo mejor era posible ".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios