Homenaje

La Facultad de Comunicación de Granada recuerda a Chicho Ibáñez Serrador

  • El director de cine, realizador de televisión, guionista, director teatral y actor cuenta desde ayer con una placa conmemorativa en el plató del centro

La Facultad de Comunicación de Granada recuerda a Chicho Ibáñez Serrador La Facultad de Comunicación de Granada recuerda a Chicho Ibáñez Serrador

La Facultad de Comunicación de Granada recuerda a Chicho Ibáñez Serrador / Carlos Gil (Granada)

La historia de la televisión española está indisolublemente ligada a un nombre que la renovó, la actualizó y la perfeccionó: Narciso Ibáñez Serrador, más conocido como Chicho. El programa Un, dos, tres... es su creación más popular, sin desmerecer el éxito de público y crítica de Historias para no dormir. Hay un antes y un después de esos dos hitos televisivos pero no son las únicas gestas de una larga trayectoria que comenzó cuando, con tan sólo ocho años, realizó su primer papel como actor doblando al conejo Tambor en Bamby.

Porque Chicho Ibáñez Serrador además de realizador de televisión ha sido actor, director de cine, guionista, y director y autor teatral (con el pseudónimo de Luis Peñafiel). Esa variada, larga y fructífera trayectoria le ha valido todo tipo de premios, desde varios Ondas, al Lope de Vega, pasando por la Medalla de Oro de Bellas Artes, el Premio Nacional de Televisión o el Goya de Honor en 2019, pocos meses antes de su fallecimiento.

La última distinción la ha recibido esta mañana de la mano de la Facultad de Comunicación Audiovisual de Granada, en cuyo cementerio residen los restos del director junto a los de su madre, la actriz Pepita Serrador. Se trata de una placa conmemorativa con su nombre en el plató del centro por su labor como “pionero de la televisión española”.

Tras descubrir la placa, se celebró una charla sobre la vida y obra del creador que contó con la intervención del director del Cineclub Universitario, Juan de Dios Salas, que repasó sus trabajos de ficción; Francisco J. Gómez, profesor la Facultad, que habló de su faceta televisiva; y su hijo, Alejandro Ibáñez, que habló de la faceta más personal de su famoso progenitor.

El también director dará este mismo año el salto al cine después de una carrera centrada en la producción y la dirección de documentales. Y si Ibáñez Serrador destacó por su contribución al cine fantástico y de terror, su hijo estrenará el 28 de agosto una cinta que puede enmarcarse dentro de este género y que es un homenaje a su padre y maestro. “Es de aventuras y terror psicológico, como lo que él hacía”.

Su hijo, Alejandro Ibáñez, estrenará una cinta de terror el próximo 28 de agosto

La producción concluyó sólo dos semanas después del fallecimiento Ibáñez Serrador. “Me hubiese gustado que él pudiese estar en el estreno pero al menos sí que pudo ver el trailer”, comentaba ayer minutos antes de descubrir la placa.

Titulada Urubú cuenta la historia de Tomás, un fotógrafo y ornitólogo venido a menos que intenta relanzar su carrera viajando a un remoto lugar de la selva amazónica para fotografiar al urubú albino, un extraño pájaro del que no hay registro en libertad. Hasta allí arrastra a su familia: Eva, su mujer, que trata de recuperar al hombre del que se enamoró. Y su hija Andrea, una adolescente absorbida por las nuevas tecnologías que termina despareciendo. Su búsqueda les conducirá a lugar misterioso que tendrá graves consecuencias.

Protagonizada por Carlos Urrutia y Clarice Alves, Urubú cuenta con la participación, con un pequeño papel, del propio director Alejandro Ibáñez -siguiendo la costumbre de su padre-.

No es en lo único en lo que ha tenido un gran peso la figura de un progenitor que fue un genio volcado en su trabajo: “Era un auténtico workaholic que trabajaba de lunes a lunes”. Sin embargo, no fue un padre ausente. “Lo veíamos en el plató”, comenta el director de cine, que ha pasado por los rodajes de todas las producciones de su padre desde que nació, “desde el Un, dos, tres... en la etapa de Mayra Gómez Kemp hasta sus últimos trabajos televisivos como Waku Waku o Hablemos de sexo”.

Cuando compartió más tiempo con su padre fue a partir de su jubilación, pero lo recuerda contándole cuentos de terror para dormir –así que literalmente, él al menos “no dormía mucho”– o junto con su equipo ensayando en casa los fines de semana los programas.

Además de viajar con la familia, también aprovechaba sus ratos de descanso para ver películas en el cine y la televisión. Y, ¿qué veía un realizador como él? “En el cine de todo, desde la última de Fast and furious a todo tipo de dramas. Le gustaban películas de todos los géneros. Él iba como espectador, a divertirse. Rara vez hacía un comentario sobre el movimiento de la cámara, por ejemplo. Le buscaba es que fuera entretenidas”.

En televisión también veía todo tipo de programas de entretenimiento pero, a diferencia del cine, casi nada de lo último le gustaba. Y una curiosidad, para el mago del suspense en español al que tanto se ha comparado con Alfred Hitchcock, ¿cuál era su director más admirado? Su hijo lo tiene claro: “Spielberg. Coincidieron en un Festival cuando él estaba empezando y desde el principio dijo que llegaría muy lejos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios