Análisis

francisco andrés gallardo

Sólo un club

Aunque no estemos de acuerdo con sus ideas e intenciones, nacionalismos como el vasco o el catalán son realidades aceptadas. Así ha sido en todas estas décadas. Nuestra democracia siempre ha sido suficientemente ancha y la gente de a pie, prudente. Con actitud moderada se aceptan todos los pareceres y sentimientos que no excedan los límites de la ley y el respeto al otro. Pero lo tóxico, con venenosa propaganda terca, de la vertiente cerril de los nacionalismos periféricos es el afán por destruir y ningunear los símbolos y la identidad de todos los que nos sentimos, con naturalidad, bajo el techo de España, de nuestra casa, y de todo lo que nos une a nuestros mayores. Marañas como Podemos se obcecan en menospreciar y negar lo que nos une como país (negando incluso la existencia de ese mismo país) y convertir en seres inferiores y equivocados a quienes entendemos que la prosperidad y desarrollo de estos 40 años cuenta con una representación sentimental a la que no debemos renunciar, ni ocultar (o renegar, como sucede con la monarquía).

Los independentistas catalanes y toda esa órbita de Podemos e IU han querido derrotarnos por la vía psicológica de la negación de nuestras evidencias como españoles. Y enarbolan banderas de museo o enseñas inventadas para contrarrestar los colores que reconoce la Constitución, el texto que reafirma y protege nuestra identidad, nuestra realidad y pluralidad. La negación de los populistas ha despertado de contrapeso ese otro populista extremo que acentúa lo que no nos hace falta subrayar.

La principal herramienta al servicio del independentismo viene mañana a Sevilla para escupir de nuevo con abucheos y supremacismo. En fin, un club (sólo un club) que ya debió ser expulsado temporalmente del torneo que denigra. Esperemos que los que vengan con ganas de bronca se vuelvan prontito a casa. Son los que hablan de catalanofobia. El insidioso victimismo de esa TV3 empeñada durante años en enfocar la pancarta "Catalonia is not Spain".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios