GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Dientes, dientes

La candidata a la Alcaldía de la localidad madrileña de Patones tiene 95 años y se llama Charito

De todas las políticas ofertadas durante estas tres pesadas campañas electorales la que más me ha seducido es la de Patones. He dado con la parte más bucólica de la política. Patones es un pequeño municipio de la sierra de Madrid que ha alcanzado una popularidad sensacional gracias a una de sus candidatas a la Alcaldía: tiene 95 años y se llama Charito. Charito, quien ha dedicado su vida a construir el valioso legado de un hogar con cuatro hijos, se siente libre y con arrojo para presentarse a la candidatura de la Alcaldía de Patones de Arriba y Patones de Abajo. Cuando hay municipios con dos alturas parecen vinculados a la rivalidad. Ella no hace distingos. Supongo que su formación política, Abuelas por Patones, (PP-IU) echaría a andar durante largas tardes charlando con sus amigas, untadas en su café, mientras criticaban la evolución de su municipio. Así nacen los partidos políticos ¿no?: un grupo de amigos que charlan y defienden una misma idea por lo que arrancan a luchar para conseguirla. Todas se han levantado de la mecedora para cambiar su localidad. Charito no ambiciona que su formación crezca más allá de su terruño. Aunque su ejemplo podría extenderse. Ella lo que pretende es arreglar las deficiencias que hay en su pueblo y que padecen sus lugareños. Por eso, lo primero que se ha comprometido a hacer, si gana la Alcaldía, es ponerles los dientes gratis a todas las señoras del pueblo. Para que estén bien guapas y relucientes ¿Quién sabe la de sonrisas que se han prohibido esas mujeres por no delatar una oscura cavidad de piedras ennegrecidas por las caries? Los dientes son el reflejo de la calidad de toda una vida. Falta de calcio por una precaria alimentación, por los partos de los niños que nos absorben hasta el tuétano cuando flotan en nuestras entrañas y la falta de la carísima atención bucodental. Es la puerta cerrada que oculta tu historia y que, con unos dientes blancos, dará felicidad y liberará a ésta señoras, desdentadas. Frente a aquellos del pueblo que están asustados por su proyecto, ella asegura que meterá bajo tierra todos los cables que techan el pueblo para "que se vea bonito el cielo". Creará un aparcamiento que generaría 45 millones de pesetas al año. Charito se pierde con los euros. Así es la política sencilla. Aquella en la que quieren a las personas y pactan con coaliciones, que a nivel nacional son irreconciliables. En esta campaña me quedo con ésta candidatura a la que no hace falta inferir que está compuesta íntegramente por mujeres.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios