Tribuna

Jesús del Río Sánchez y Julio Peñas de Giles

Responsables del Congreso de Biología de la Conservación de las Plantas

La importancia de la conservación de la diversidad de plantas silvestres

Los responsables del 9º Congreso de Biología de la Conservación de Plantas indican la necesidad de implicar a la sociedad y a las instituciones en la defensa del valioso patrimonio vegetal español y granadino

La sociedad granadina tiene una especial responsabilidad con su rico patrimonio vegetal La sociedad granadina tiene una especial responsabilidad con su rico patrimonio vegetal

La sociedad granadina tiene una especial responsabilidad con su rico patrimonio vegetal / G. H.

Desde este 9 de julio hasta el próximo 12 de julio se está celebrando en Granada el noveno Congreso de Biología de la Conservación de Plantas. Un encuentro que reúne cada dos años a los principales científicos de las universidades y centros de investigación de España, junto a los técnicos de conservación vegetal de las distintas Comunidades Autónomas. En estos encuentros se exponen los trabajos de conservación de plantas desarrollados durante los últimos años y se comparten y debaten las experiencias y problemas detectados entre la comunidad científica y los gestores técnicos de las diversas Administraciones Públicas.

La importancia de la conservación de la biodiversidad vegetal en España tiene un valor fundamental, pues gran parte del patrimonio vegetal de Europa y del Mediterráneo se encuentra en nuestras fronteras. España cuenta con unas 8.000 especies y subespecies de plantas, de las cuales 6.900 se encuentran en la Península e Islas Baleares, lo que supone en torno al 50% de todas las plantas de Europa.

Estos números duplican de largo el número de plantas de la mayoría de países del centro y norte de Europa que apenas llegan a las 3.000 especies. Por ello, diversas zonas de nuestro territorio como las Cordilleras Béticas, las Islas Canarias o las Islas Baleares, están consideradas como zonas o puntos calientes de biodiversidad vegetal de la cuenca Mediterránea. Ademas de esta riqueza vegetal, también destaca el alto número de especies endémicas o exclusivas de la flora española, es decir que solo habitan en nuestro territorio, llegando al 25% del total de plantas y superando el 30% en las Islas Canarias.

Granada es el territorio peninsular con mayor riqueza, con más 3.000 especies y subespecies

Esta circunstancia de contener un alto número de plantas específicas que solo viven en los territorios de España, genera una especial responsabilidad de conservación, pues su perdida supondría la extinción de la especie en el planeta. Por ello desde hace años se vienen desarrollando diversos programas de seguimiento de especies, para conocer su situación y actuar en consecuencia. Uno de estos instrumentos son las Listas Rojas de plantas, que evalúan las amenazas sobre las distintas especies. En la última revisión realizada en 2008, en España se encontraban 1.196 especies amenazadas, lo que supone un 15% del total de su flora.

Las causas de las amenazas para la supervivencia de muchas plantas son diversas, pero siempre destacan las derivadas de la intervención humana y las consecuencias del cambio climático. Así, los cambios de usos del territorio (urbanización, construcción de infraestructuras, transformaciones agrarias, intensificación de aprovechamientos, etc...) especialmente en las zonas de hábitats mas sensibles y escasos como las zonas litorales, la alta montaña o las zonas húmedas, son los principales responsables de la alteración de los hábitats, de la perdida de poblaciones y de los riesgos de extinción. Todo esto unido a las consecuencias del cambio climático, como la reducción de las precipitaciones o el incremento de las temperaturas, están provocando la pérdida de las condiciones ambientales necesarias para supervivencia de muchas especies de plantas.

Dentro de la biodiversidad vegetal de España, la provincia de Granada es el territorio peninsular que mayor riqueza alberga, con más de 3.000 especies y subespecies, lo que supone el 43% de toda la flora de la Península Ibérica y más del 20% de la flora europea. De estas especies, 171 se han evaluado como amenazadas por la Lista Roja nacional y 57 como en peligro de extinción. Los riesgos de perder este patrimonio biológico legado desde hace millones de años y que es fundamental para el mantenimiento de los ecosistemas y la provisión de servicios ambientales para el hombre, exigen de la sociedad granadina y sus instituciones, una especial responsabilidad para garantizar la conservación de su rico patrimonio natural.

En esta provincia está el 43% de toda la flora de España y más del 20% de la flora europea

Por ello la elección de Granada como sede del 9º Congreso de Biología de la Conservación de Plantas no ha sido baladí, sino que es un reconocimiento de la Sociedad Española de Biología de la Conservación de Plantas de la importancia de la conservación vegetal en lugares tan ricos y de especial importancia botánica como es la provincia de Granada. Durante los días del congreso se presentarán en torno a 150 comunicaciones científicas y técnicas de los principales trabajos de conservación realizados en España y se establecerá un debate abierto entre científicos y gestores sobre los retos que la conservación de plantas deberá abordar en el futuro.

Entre otros temas, se tratará de la necesidad de conservar en buen estado los hábitats naturales mas escasos y sensibles como son los litorales (playas, acantilados, estuarios, etc...), la alta montaña, las zonas húmedas (lagunas, manantiales, riberas, etc) o los enclaves con sustratos especiales como saladares, yesos, dolomías o peridotitas. Asimismo se debatirá sobre la importancia de incrementar los programas de seguimiento y evaluación periódica de las distintas especies, para conocer y prevenir con tiempo las posibles tendencias regresivas. Y como cuestión fundamental, se analizará como implementar ambiciosos programas de recuperación y conservación de platas amenazadas, que desarrollen las necesarias medidas activas de protección de los hábitats, control de las presiones y amenazas, refuerzos poblacionales, traslocaciones, regulación de actividades e usos compatibles, etc...

Pero todo ello no será suficiente si no conseguimos incorporar la conservación de las plantas y de la biodiversidad en general, como una de las prioridades de la sociedad civil y por ende de las instituciones públicas, porque el valioso patrimonio vegetal de España y Granada lo necesitan.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios