Infraestructuras

El Ayuntamiento de Loja se opone a la Variante de AVE pero admite que no puede parar el proyecto

Recreación de la Variante de Loja en su tramo central remitida por Adif al Ayuntamiento de la localidad

Recreación de la Variante de Loja en su tramo central remitida por Adif al Ayuntamiento de la localidad / Adif

El Ayuntamiento de Loja no quiere la Variante de Loja, al menos en su actual concepción. Pero tampoco se puede oponer al proyecto, por lo que pide a Adif y al Gobierno "medidas paralelas" para paliar las afecciones "medioambientales, turísticas e industriales" al municipio. Esta reclamación del alcalde, el popular Joaquín Camacho, se produce, según un comunicado de prensa remitido por el Consistorio lojeño, después de recibir en los últimos días una infografía del trazado del AVE por la Sierra Gorda, en paralelo a la autovía A-92, "que ha impactado de forma negativa a los dirigentes locales" a pesar de que hace cerca de una década que se sabe que el trazado de la variante Sur sería el que muestra la imagen remitida por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias.

Según el Ayuntamiento lojeño, los "dirigentes locales", sin entrar en detalle de qué grupos son, han "insistido en oponerse a una obra que a su entender refleja unos riesgos elevados con el único propósito de reducir en diez minutos el trayecto entre Granada y Madrid", aunque el alcalde Joaquín Camacho admite que "si el Gobierno quiere hacer la obra la hará" en relación a que el Consistorio de la localidad del Poniente no tiene mecanismos para parar una infraestructura que lleva publicada desde 2011, hace ya cerca de doce años.

Estas manifestaciones del alcalde de Loja se producen, además, cuando están a punto de culminarse las redacciones de los proyectos de construcción de dos de los tres tramos de la Variante de Loja, que según el último cronograma de Adif, deben estar terminados durante el primer trimestre de este año. Se trata del tramo de Riofrío y el que marcha en paralelo a la A-92, que es donde el Ayuntamiento de la localidad ha recibido la infografía de cómo quedará el paso de las vías de forma paralela a la autovía. El otro tramo del que se está elaborando el dossier de obras, el que salva el valle del Genil y que pasa por el polígono Manzanil y cerca de la Villa Romana de Salar, está previsto que se acabe antes de este verano, aunque los plazos dependen de las catas arqueológicas de la zona.

Joaquín Camacho y Joaquín Ordóñez, en Los Pinos de Loja Joaquín Camacho y Joaquín Ordóñez, en Los Pinos de Loja

Joaquín Camacho y Joaquín Ordóñez, en Los Pinos de Loja / G. H.

Críticas al Gobierno

Aun así, el Ayuntamiento critica que a pesar de la predisposición a hablar del Gobierno de España, no se han atendido sus demandas para evitar afectar al medio ambiente y al desarrollo del municipio, esto último debido a la división que también se provoca en el principal polígono industrial de la ciudad, explica el Ayuntamiento de Loja en una nota de prensa.

Joaquín Camacho, eso sí, añade que no tendrán una actitud "del no por el no" como la oposición en su momento con el paso del AVE por la vía convencional. En ese sentido se cuestiona el motivo por el que hoy "no hay plataforma y la oposición está tan tranquila" y recuerda cómo en su día se llegó a afirmar que el paso del AVE por el trazado actual iba a suponer el derribo de más de 200 viviendas e incluso de que las catenarias provocarían cáncer.

La crítica del gobierno lojeño se debe a la afectación en el paraje de Los Pinos, un "punto muy concurrido para la práctica de turismo activo en la naturaleza". Camacho mostró la infografía de Adif que refleja cómo a "la barrera de la A-92" se le sumaría, en cotas superiores, el trazado ferroviario. "Es una obra que va a partir la Sierra de Loja en dos", afirma el regidor en uno de los lugares que se verán más afectados. Es por ello que sigue preguntándose si es lógico "que se gasten más de 800 millones de euros, por diez minutos de Granada a Madrid, cuando el AVE ya llega a la capital y rompiendo la Sierra de Loja, el Polígono Manzanil II y proyectos empresariales".

El alcalde popular afirma no estar en contra del desarrollo de la capital pero entiende que no debe de ser a costa de Loja. Es por ello que pedirá, "paralelamente a la aprobación del proyecto", contemplar otros planes de inversión que mitiguen esos daños y den una oportunidad de desarrollo al municipio reforestación, turísticos, industriales y de recuperación del casco histórico de la ciudad.

Camacho tacha de "despilfarro inmenso" la inversión que se plantea y se sorprende "con las urgencias" del Gobierno para su realización, aunque se trata de un proyecto del año 2011 que se paralizó en 2014. En cuanto a su posición, aclara que posiblemente esté en contra de la opinión de su propio partido, pero que él es "antes lojeño que militante del PP" y espera que la oposición siga también esa línea. También se pregunta "¿cuántos trenes pararán en Loja al pasar el AVE a 300 kilómetros por hora?", vaticinando que serán pocos a tenor de que ahora, con menos velocidad de paso, tampoco se aumentan los trayectos. Actualmente hay catorce servicios (siete por sentido) de Renfe de Alta Velocidad que paran en Loja, dos de AVE con Madrid y el resto, Avant con Sevilla y Málaga.

Plan de inversiones

El teniente de alcalde delegado de Urbanismo y diputado provincial, Joaquín Ordóñez, afirma que en vez de "enrocarnos en el no rotundo hay que pedir que esto repercuta en la ciudad" y enumera las peticiones del gobierno lojeño que se centran en ocho planes. El primero de industrialización del municipio, "que buscaría igualar el poder inversor que llega al extrarradio de la capital y mitigar la despoblación en el territorio del Poniente". Concretamente, Ordóñez pide un puerto de mercancías, "con el que ya contaba Loja hasta la llegada del AVE", dentro del entorno de la A-92 y la vía del tren. También como medida industrial reclama la reestructuración de los viales del Polígono Manzanil II, para evitar que se vea afectado por el paso del AVE.

En cuanto a inversiones directas, se pide contar con el conocido como 1,5% Cultural para recuperar el Casco Histórico de Loja y mejorar la potencialidad de monumentos, como la Alcazaba. "No queremos entrar en concurrencia competitiva en estos programas ya que la inversión del AVE es en Loja y vemos como ese dinero se va a otros territorios", comenta Ordóñez.

Otro plan que se pondrá sobre la mesa es aquel que potencie el turismo del municipio y pide que, "ya que se afecta a un potencial del turismo activo como es la Sierra Gorda", se planteen medidas que lo recuperen y activen. Entre otras, comenta la mejora de senderos y la adecuación de zonas para actividades deportivas y de ocio. Para esa sierra, también se insta a crear un proyecto de reforestación

También preocupa el vertido de aguas a los barrancos una vez pase el AVE por la sierra. Ordóñez recuerda que ya se viven inundaciones en el casco urbano debido al colapso de los barrancos y que existe un plan de 1998 para mitigar esta problemática que no se ha puesto en marcha. El representante lojeño pide que se acometa esta medida ya que entiende que el paso del AVE redundará en una mayor carga para estos barrancos y afección a barrios como San Antonio, Barrio Alto y Mesón de Arroyo.

Según Ordóñez, las mejoras pedidas también afectarían a la comarca ya que añade la necesidad de recuperar un tren de cercanías que una Loja con Granada y Antequera. "Es algo en lo que estamos de acuerdo todos los municipios del Poniente", afirma y cree que se debería de sumar un plan de transporte para usar la nueva estación. También pide más paradas en Loja de trenes y un plan de comunicación y ofertas para fomentar su uso entre la población del territorio para que en el "PSOE de Entrena no esperen sentados a que llegue el tren a la capital y visiten Loja".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios