Día de la Tartamudez

Recomendaciones para acabar con la tartamudez

La tartamudez suele aparecer en la niñez. La tartamudez suele aparecer en la niñez.

La tartamudez suele aparecer en la niñez.

La tartamudez o disfemia es un problema que se caracteriza por la dificultad en la fluidez del lenguaje, con síntomas como la repetición o prolongación del sonido o el titubeo que se alarga demasiado entre dos palabras.

También puede manifestarse en un bloqueo que impide a la persona empezar a hablar y en la repetición de palabras monosilábicas.

En total, unas 467.000 personas tiene tartamudez en España (72 millones en el mundo), con una frecuencia de tres hombres por cada mujer. Las causas de este problema no se conocen, pero la mayoría de expertos consideran que el entorno y la predisposición genética son factores clave.

La Fundación Española de la Tartamudez ha preparado para hoy numerosas actividades en toda España para recordar la importancia de esta enfermedad y favorecer la inclusión de estas personas en la sociedad en todo tipo de puestos de trabajo. La lucha es por la igualdad y por la desaparición de los estereotipos y los estigmas que hoy por hoy todavía existen en España.

La tartamudez es extremadamente compleja, no se puede eliminar de un día para otro; se debe seguir un tratamiento global a través de un logopeda ante los primeros síntomas. No hay por qué alarmarse. Debe intentarse identificar en qué cosas le está afectando y de qué manera. Ahí van algunas recomendaciones:

Ante todo, mucha calma

Es fundamental no reaccionar negativamente ante las dificultades que se experimentan, debe evitarse la manifestación de signos de ansiedad o impaciencia. Las autocríticas y censuras en este aspecto deben olvidarse por completo, y practicarse la relajación.

Apoyo de amigos y familiares

Se debe evitar corregir al niño, dejarle que se exprese. Darle tiempo es imprescindible. Es recomendable obtener apoyo de amigos y familiares. También de los maestros del colegio. Debe tratarse de identificar aquellas personas en la que se pueda confiar para compartir los avances en el proceso de afrontamiento.

Naturalidad y normalidad

Deben potenciarse situaciones para conversar y hablar en un ambiente relajado y tranquilo, sin prestar demasiada atención a los fallos. Es bueno conservar el contacto visual natural cuando se esté hablando, reforzando la conversación con el lenguaje gestual (movimientos de cabeza, sonrisas...).

Hablar sin complejos

Debe hablarse abiertamente sobre la tartamudez, informar a los oyentes o participantes de una conversación si se necesita más tiempo para comunicarse. El tartamudo debe poder utilizar el tiempo que necesite para expresarse. La recuperación probablemente será un proceso largo y gradual, por lo que debe conservarse la paciencia y el respeto consigo mismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios