Estilo de vida

El interés por el ejercicio físico debe despertarse desde la infancia

  • Expertos subrayan el valor de la forma de vida activa para el desarrollo integral de los niños.

En nuestro país, existe una alta tasa de inactividad física por habitante. Asimismo, la mayoría de los jóvenes se declaran sedentarios y, además, lo más preocupante es que cada vez dedican menos tiempo a realizar un deporte y prefieren ocupar su tiempo libre en ver la televisión o jugar con el ordenador.

Con el objetivo principal de difundir los diferentes factores que pueden favorecer un estilo de vida saludable en niños y adolescentes, el Grupo de Actividad Física de la Asociación Española de Pediatría, con la colaboración de Aquarius y Coca-Cola España, redactó el año pasado el primer Decálogo para padres sobre la actividad física de sus hijos.

Según el profesor Gerardo Rodríguez, pediatra y miembro del Grupo de Actividad Física de la AEP, "los objetivos del decálogo son el divulgativo y educacional, no solo para los padres sino también para los sanitarios y personal de instituciones educativas, responsables todos ellos de la salud de los niños y adolescentes. El decálogo da pautas y consejos sencillos a modo de recomendación institucional con mensajes directos y concretos".

"En el niño y en el adolescente, el ejercicio físico y la práctica de deporte favorece un desarrollo global óptimo, su integración, el impulso de valores positivos y la adquisición de estilos de vida saludables. Su fomento y consolidación como hábito debe comenzar desde la infancia", concluye el García Fuentes.

El citado documento recomienda la realización de actividad física moderada o vigorosa durante un mínimo de 60 minutos diarios, pudiendo repartirse en dos o más sesiones, en su mayor parte aeróbica e intercalando actividades vigorosas para el fortalecimiento muscular y óseo 3 veces por semana. Además, subraya que son preferibles las actividades en grupo, divertidas y al aire libre. El decálogo incide también en el ejercicio en cualquier condición de salud. La actividad física adaptada a cada situación mejora globalmente el estado de salud y la evolución de los niños con enfermedad crónica y discapacidad. En otros temas, indican que la práctica de ejercicio físico debe ser un hábito saludable desde la infancia. Los hábitos se mantienen fácilmente en el tiempo y se echan de menos cuando faltan.

Tags

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios