Fiestas Colombinas

El auténtico Recinto Colombino comienza en cada tarde en La Merced

Los alrededores de la plaza se convierten en un punto de encuentro social indispensable para entender las fiestas onubenses con un esfile de rostros conocidos en la segunda del ciclo. Un cartel con primeros espadas es garantía de ambiente y tirón en los tendidos, pero también en los aledaños. Las plazas de toros tienen vida propia antes de los festejos. Alrededor de un coso se genera un clima muy especial, donde se cruzan cientos de aficionados para comentar la corrida que llega, compartir una bebida y departir. Es vida social. Son epicentros de las relaciones de estos días que en la de Huelva resulta indispensable para entender las Colombinas. Sin los toros no se comprenden las fiestas de la ciudad. Y es que la primera caseta de la noche está en La Merced.

La Merced vive con intensidad el regreso de los míticos Cuadri a las Colombinas

Los alrededores de la plaza bullen con los numerosos aficionados que acuden a una corrida muy esperada. Rostros conocidos como Espartaco o Fran Rivera no se lo pierden. Primera de abono con un enorme ambiente desde horas antes de comenzar la corrida en los alrededores de la Plaza de la Merced. La vuelta de los Cuadri a Huelva fue tirón suficiente para que los aficionados acudiesen con muchas ganas al coso onubense.
Taurinos de todas las edades, habituales como el alcalde Gabriel Cruz, rostros conocidos como los de Fran Rivera o Espartaco acompañado de su hijo no se perdieron la cita de las míticos Cuadri. Las mañanas y las tardes de Colombinas se viven con mucha intensidad en la plaza y sus alrededores.