AVE Granada Adif reforzará la seguridad de tres puentes en caso de impacto del AVE de Granada

  • Se les colocará un muro de hormigón que absorba el choque de un tren de Alta Velocidad

Uno de los pasos elevados de la línea Granada-Antequera de Alta Velocidad. Uno de los pasos elevados de la línea Granada-Antequera de Alta Velocidad.

Uno de los pasos elevados de la línea Granada-Antequera de Alta Velocidad. / G. H.

El 26 de junio comenzó a funcionar la Línea de Alta Velocidad Granada-Antequera pero después de casi medio año se siguen realizando proyectos y obras para terminar de acondicionar la infraestructura. Adif, en su división de Alta Velocidad, ejecutará unas serie de obras de refuerzo de tres pasos superiores en el tramo entre Loja y Villanueva Mesía para evitar el derrumbe de estos en caso de salida de vía de un AVE.

En concreto se trata de tres pequeños viaductos, dos de ellos entre la Estación de Loja y el antiguo apeadero de Huétor Tájar, y otro cercano a la antigua estación de Villanueva Mesía. El proyecto de redacción y ejecución de estas obras acaba de salir a licitación pública por parte de Adif con un importe de 640.372,21 euros y tiene un plazo de ejecución de 18 meses desde la firma del convenio. El plazo de presentación de ofertas se cerrará el próximo 3 de enero a las 13:00 horas.

Esta obra es una actuación derivada de convertir la antigua línea convencional Granada-Bobadilla en una de Alta Velocidad, una vez el Ministerio de Fomento descartó en 2014 ejecutar la Variante de Loja por su alto coste y la precaria situación económica del país.

Como se detalla en el pliego de condiciones técnicas consultado por esta redacción, al hacerse el proyecto de renovación de la vía, el estudio concluyó que en tres de estos pasos elevados "todas las pilas que se encuentren una distancia menor de 5 metros desde el eje de la vía deben tener capacidad estructural para poder absorber los efectos de un impacto por un posible descarrilamiento o salida de la vía del material móvil".

Se trata de una obra complementaria tras descartarse la Variante de Loja en 2014

La obra actuará sobre la margen derecha de estos pequeños puentes, situados en los puntos kilométricos ferroviarios 163,230, 167,720 y 172,195. Solo el primero de ellos incumple esta normativa de seguridad, ya que se levantó antes de que estuviera vigente, y aunque los dos siguientes también fueron construidos en ese tiempo, sí cumplen con la legislación. En todos ellos, la actuación principal será instalar un muro de hormigón que sea capaz de absorber las consecuencias de un impacto de un tren de Alta Velocidad.

Esta actuación viene recogida por las normas de seguridad para este tipo de construcciones elaborada por la Unión Europea a causa del accidente de Eschede (Alemania) en junio de 1998. Aquel día, un tren de alta velocidad que cubría la línea entre Múnich y Hamburgo descarriló por la desintegración de una rueda de acero. El convoy se estrelló contra uno de los pilares de un puente que colapsó y cayó sobre dos vagones; el resto chocó contra la plataforma del paso superior ya derrumbada, que causó 101 fallecidos y 88 heridos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios