Infraestructuras

El apoyo al Corredor Mediterráneo en Granada no logra aunar esfuerzos

  • La plataforma que defiende su paso por la provincia solo cuenta con la adhesión de la UGR y Mercagranada

  • El proyecto de Ramal Central tiene el sustento de grandes ciudades y empresas

Un tren Avant Sevilla-Granada, ayer por la LAV Antequera-Granada en las inmediaciones de Atarfe Un tren Avant Sevilla-Granada, ayer por la LAV Antequera-Granada en las inmediaciones de Atarfe

Un tren Avant Sevilla-Granada, ayer por la LAV Antequera-Granada en las inmediaciones de Atarfe / Antonio L. Juárez (Photographerssports)

El Corredor Mediterráneo va camino de convertirse en un nuevo motivo de enfrentamiento político y social en Granada, y no es cuestión de que las posturas se enconen mientras el tiempo pasa y las inversiones ferroviarias toman otros caminos. Lo que desde 2013 parecía muy claro, ahora lo parece menos porque cada vez hay más apoyos institucionales, empresariales y mediáticos a alternativas para el trazado del Corredor a través del centro de la Península, y que amenazan con dejar a la provincia en tierra de nadie y entre los principales ejes de tráfico ferroviario de pasajeros y mercancías de España y Europa. Esto se traduce en que la plataforma Granada por el Corredor Mediterráneo apenas cuenta con el apoyo de dos grandes instituciones de la provincia tres meses después de su creación: Mercagranada, principal mercado mayorista de la provincia, y la Universidad de Granada a través del Vicerrectorado de Igualdad y Sostenibilidad. El resto son las diferentes asociaciones pro-tren, tanto la provincial como las comarcales de Baza, Guadix y el Poniente. Todo esto mientras medio centenar de alcaldes, incluido el de Granada, instituciones como la Junta de Andalucía y multinacionales de transportes de mercancías, mostraban esta semana su apoyo al Ramal Central, que prioriza la conexión por Sevilla, Madrid, Alcázar de San Juan, Albacete o Zaragoza.

Granada por el Corredor Mediterráneo ha mantenido encuentros institucionales que, hasta el momento, no se han materializado aún en una postura común ni ha aunado los esfuerzos de todos los actores sociales de la provincia. La última propuesta es que la Diputación de Granada lidere una reunión de alcaldes de los municipios por los que pasa el Corredor Mediterráneo entre las provincias de Granada, Almería, Murcia y Alicante, que serían las grandes perjudicadas de potenciarse el Ramal Central sobre el costero.

Mercagranada se juega tener una terminal propia de mercancías ferroviarias. Mercagranada se juega tener una terminal propia de mercancías ferroviarias.

Mercagranada se juega tener una terminal propia de mercancías ferroviarias. / Antonio L. Juárez (Photographerssports)

Contralobby

En principio, el impulso a esta conexión no debería perjudicar los planes europeos con la provincia de Granada. El Ramal Central surge dentro del propio Corredor Mediterráneo como una alternativa al recorrido aprobado en 2013 por la Comisión Europea, y que incluye el paso por el interior de la provincia. Sin embargo, las plataformas ferroviarias de Granada temen, y más tras la creación del lobby que defiende el paso del Corredor por la capital de España, que la inversión se centre en este eje y no en las atrasadas infraestructuras ferroviarias que tiene la provincia.

"Granada tendría que unificar su voz y crear un contralobby en favor de la conexión por Granada y el Puerto de Motril", expresa Juan Pérez Unquiles, miembro de Granada por el Tren y de la nueva plataforma que defiende el Corredor Mediterráneo por la provincia. "No queremos que se modifique lo aprobado en 2013 por la Unión Europea, que es que el Corredor pase por Granada. No estamos en contra del Ramal Central, pero no a costa del Mediterráneo", añade Pérez Unquiles, que recuerda que esta infraestructura repercutirá en un incremento del 2,22% del PIB de España.

El único tren convencional que funciona en Granada llega ayer procedente de Almería. El único tren convencional que funciona en Granada llega ayer procedente de Almería.

El único tren convencional que funciona en Granada llega ayer procedente de Almería. / Antonio L. Juárez (Photographerssports)

Ramal Central

El Ramal Central propone que a través del interior de la Península pasen los trenes de mercancías tanto del Corredor Mediterráneo como del Atlántico, que en este último caso, parte de Portugal pasando por Badajoz, Lisboa, Córdoba, Linares-Baeza y la propia Madrid. Además, la propuesta Central añade una opción al tránsito de mercancías ferroviarias entre Alcázar de San Juan, en Ciudad Real, y La Higuera, en Valencia, lo que de facto, sería evitar estos tráficos por Granada.

Unido a esto aparece el interés de Algeciras, el puerto más importante del Mediterráneo, en conectarse cuanto antes a alguno de estos corredores para dar salida a sus contenedores. De hecho, la dársena campogibraltareña es el punto de origen del Corredor Mediterráneo y es donde se están acelerando las inversiones para la mejora y electrificación de la línea con Bobadilla, punto en el que los trenes algecireños ya tendrían acceso, tanto al Corredor Mediterráneo como el Central. La importancia del puerto de Algeciras es creciente y este pasado 2020 el tráfico ferroviario fue superior al de 2019 pese a la pandemia.

En el caso de que Algeciras logre conectarse al Ramal Central antes de que se materialicen las inversiones previstas en Granada para conectarse al Corredor Mediterráneo, uno de los principales lobbys de presión desaparecerá y la provincia lo tendrá más difícil. Y estas inversiones no son baratas precisamente. Van desde la construcción de la Variante de Loja, con sus túneles y su gran viaducto de 3 kilómetros sobre el valle del Genil, a la adaptación y electrificación de la vía convencional con Bobadilla y la Moreda-Almería, además del bypass y la terminal de mercancías de Mercagranada. Todo ello contando con que el proyecto también contempla recuperar la conexión Guadix-Baza-Lorca, y con el problema latente de que las pendientes de estos trazados por la provincia de Granada son superiores a las permitidas por los trenes de mercancías.

El cambiador de ancho de La Chana tan solo servirá para el tráfico de pasajeros entre Granada y Almería. El cambiador de ancho de La Chana tan solo servirá para el tráfico de pasajeros entre Granada y Almería.

El cambiador de ancho de La Chana tan solo servirá para el tráfico de pasajeros entre Granada y Almería. / J. J. Medina

Polémica

El surgimiento de este movimiento por el Ramal Central lleva sosteniendo el debate acerca del Corredor Mediterráneo varias semanas. El comisionado de este, Josep Vicent Boira, salió al paso en redes sociales para afirmar que el Corredor "pasará por Alicante, Murcia, Cartagena, Almería, Granada y acabará en Algeciras. Con el trazado y requisitos de interoperabilidad que marcan los Reglamentos 1.315 y 1.316 (2013) de la Unión Europea. Esto nunca (señalado en mayúsculas) ha estado en cuestión". Sin embargo, desde Murcia y Valencia no terminan de fiarse de que las inversiones lleguen para el sector costero del Corredor.

El lobby Ferrmed mostró esta semana su apoyo al paso de estas vías por Granada y Motril y que el problema de las pendientes en la provincia no existiría si tuvieran en cuenta sus propuestas de trazado. En Murcia miran con recelo que los esfuerzos se centren en la alternativa central y el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad de la Comunitat Valencia, Arcadi España, manifestó que la continuidad del Corredor por la costa y que la ruta central sea "complementaria" y que no suponga "la ralentización del trazado aprobado y reconocido por Europa y que está ejecutando el Gobierno de España".

La última polémica llegó esta semana, cuando el alcalde de Granada, Luis Salvador, expresó su apoyo al Ramal Central aunque pidiera que la provincia no quede excluida de este eje de comunicaciones de viajeros y mercancías. PSOE e IU-Podemos ya reaccionaron en contra de la participación del regidor en la cita que constituía este grupo de presión.

El paso más próximo para saber qué sucede con esta conexión ferroviaria será el viernes que viene. La Universidad de Granada ha organizado un debate titulado 'El Corredor Mediterráneo, la oportunidad de Granada para no perder el tren', en el que está previsto que intervengan Vicente Palomo, jefe del equipo técnico del INECO y la consejera de Fomento de la Junta de Andalucía, Marifrán Carazo, además de Adolfo Ortiz (Mercagranada) y Carlos Peña (Granada por el Tren), y donde se espera la participación de algún alto cargo de Adif y de la propia UGR, con la moderación del profesor Javier Ordóñez. Ahí se debatirá sobre el papel de Granada en el Corredor Mediterráneo, sobre todo, en el transporte de mercancías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios