Granada

Granada echa el cierre frente a un coronavirus que repunta a cada hora

  • La paralización de casi toda la actividad, incluso de emblemas como la Alhambra y Sierra Nevada o el posible confinamiento de municipios en la Costa son algunas de las medidas para frenar una enfermedad que ya ronda el medio centenar de casos

Granada echa el cierre frente al coronavirus Granada echa el cierre frente al coronavirus

Granada echa el cierre frente al coronavirus / Photographerssports

Granada se blinda un poco más a cada hora que pasa. Bandos municipales con medidas excepcionales, cierre de centros y establecimientos públicos y privados, suspensión de casi cualquier actividad y planificación de un posible confinamiento de municipios en la Costa para evitar la entrada y salida de personas... Se trata de un escenario histórico, ante el inminente estado de alarma, para tratar de contener el Covid-19, la enfermedad provocada por un coronavirus que corre como la pólvora y que ya ronda el medio centenar de casos positivos en esta provincia. El último dato oficial de 47 afectados, el doble cada día. 

Aunque muchos de estos enfermos en Granada no tienen un cuadro de gravedad y pasan los efectos del virus en sus casas, ayer había 17 personas ingresadas en los hospitales de la provincia y 3 de ellas en la UCI. El peligro de su rápida propagación ha provocado una oleada de temor en la población y entre las autoridades, que en las últimas horas han aprobado las primeras medidas drásticas de contención para evitar el colapso sanitario que ya se vive en otras zonas de España. 

La Junta ha habilitado una serie de teléfonos nuevos, con refuerzo de personal, para atender tanto los posibles casos de contagio de coronavirus (se pide que no acudan a los centros sanitarios salvo en casos graves), como el resto de asuntos administrativos o de asistencia que no sean urgentes. El objetivo es reducir el flujo de personas en lugares de peligro de contagio. 

El hecho de que uno de los primeros focos de la enfermedad en Granada haya sido Almuñécar, por el contagio de cinco sanitarios en el centro de salud, hace temer que esta localidad se vea afectada por el confinamiento que la Junta está valorando imponer en algunas zonas costeras de Andalucía. El vicepresidente, Juan Marín, anunció ayer esta medida por la gran afluencia de visitantes de otras zonas de España más afectadas por el coronavirus. Por el momento, el propio Ayuntamiento ha ordenado el cierre de las playas a partir de hoy, sábado 14 de marzo. La zona está señalizada con la bandera roja. 

En el municipio sexitano todo el personal del centro de salud afectado está siguiendo los protocolos de aislamiento domiciliario y se ha suspendido la actividad normal de consultas. Sólo se han habilitado las urgencias para atender las emergencias de la población y para ello ha sido preciso incorporar a personal contratado. 

En la capital, preocupa el ingreso hospitalario de un paciente con problemas respiratorios anteriores y que es profesor de la Universidad de Granada. La Facultad de Bellas Artes suspendió ayer toda su actividad para que los posibles contactos puedan permanecer aislados. Se adelantó así la orden de paralizar toda la actividad educativa a partir del próximo lunes.

Respecto a esta medida de dejar a niños y jóvenes sin clase durante dos semanas, Educación ha hecho públicas las instrucciones que regulan la actividad de los centros educativos en Granada durante el periodo de parón decretado por la crisis del coronavirus.

Las medidas tienen como objetivo "favorecer la continuidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje", así como garantizar la organización y funcionamiento de los centros. Deberes en casa, videoconferencias y un posible aplazamiento de la Selectividad han sido los puntos más destacados. 

En cuanto al funcionamiento de la ciudad, el alcalde Luis Salvador ha dictado un bando con un largo listado de medidas adoptadas que son muy excepcionales. Hasta el próximo 31 de marzo, el Ayuntamiento de Granada ha ordenado el cierre de centros comunitarios y la anulación casi de cualquier actividad colectiva, incluidas las deportivas. También ha garantizado la limpieza y baldeo de calles y zonas públicas. Si la situación empeora ya se apunta a la posible paralización del transporte urbano.  La actividad judicial también ha quedado suspendida, salvo para asuntos apremiantes. 

Todo invita a quedarse en casa, no sólo por la paralización de las clases de los niños, sino también por la implantación del teletrabajo por parte de las empresas que estén en disposición de hacerlo.

El golpe a la economía granadina es ya una realidad que comenzó al inicio de la crisis sanitaria, pero que ahora se hace evidente ante la parálisis de muchas actividades en una provincia tan centrada en el sector servicios. Otro varapalo ha sido la decisión adoptada el viernes de poner fin a la temporada de esquí en Sierra Nevada, que es un gran motor de la economía local y andaluza. 

En el ámbito cultural, también se ha desconvocado casi todas las actividades en las últimas horas, hasta el punto de que ayer se vivió el cierre de un verdadero emblema, la Alhambra y el Generalife. Por el recinto sólo había algunos turistas que no se habían enterado de la medida de emergencia adoptada y el panorama era desolador en la colina roja

Pero en este mar de preocupación y problemas también surgen rayos de esperanza en una sociedad solidaria que se organiza para sobrellevar la crisis. Además de la oleada de gratitud que se transmite en las redes sociales hacia el personal sanitario, hay colectivos que ya han comenzado a proponer su ayuda, como un grupo de usuarios de patinete que se ofrecen para llevar medicamentos a los mayores o las personas que tengan que estar aisladas. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios