Instituciones Penitenciarias

El coronavirus asedia la cárcel de Albolote, pero se mantienen las comunicaciones en locutorio

  • Los sindicatos solicitan que se suspendan las comunicaciones ordinarias ante la crítica situación de la pandemia en la provincia

  • La prisión granadina cuenta con 13 funcionarios contagiados, 11 en cuarentena, dos positivos entre los presos y 45 reos en aislamiento

Patio interior de la cárcel de Albolote Patio interior de la cárcel de Albolote

Patio interior de la cárcel de Albolote / G. H.

Contagios que no dejan de crecer, muertes que no cesan, cada vez más ingresos que llevan al límite la presión hospitalaria en la provincia, confinamiento perimetral, cierre de la llamada actividad no esencial... Pero sin suspender las comunicaciones ordinarias en la cárcel de Albolote, un centro penitenciario ubicado en una provincia que se ha convertido en "el punto negro del coronavirus" y que tiene a 13 de sus funcionarios contagiados, a otros 11 en cuarentena, dos positivos entre los presos y 45 reos en aislamiento preventivo, además del positivo de un profesor y de uno de los capellanes hospitalizado por Covid.

"¿Cómo es posible que familiares de presos puedan desplazarse hasta Albolote si estamos en mitad de un confinamiento?", se preguntan los funcionarios de la cárcel granadina. La respuesta aún la siguen buscando o, al menos, el argumento lógico que explique el por qué. Y es que, pese a haber solicitado tanto a la dirección del centro penitenciario como a la Subdelegación del Gobierno en Granada la supresión de las comunicaciones ordinarias, esta práctica aún se viene realizando, pese a todas las consecuencias que conlleva.

A finales de septiembre, tras semanas copando la principal petición de los funcionarios, la prisión de Albolote suspendió las comunicaciones íntimas -los llamados vis a vis- a tenor del incremento de contagios de coronavirus que se estaba produciendo en la provincia y que también estaba afectado al centro penitenciario. Pese a ello, lo que sí se mantenían eran las comunicaciones ordinarias -las de locutorio-, sin embargo, ante el exponencial avance de la pandemia en Granada, sobre todo a raíz del puente del 12 de octubre, los sindicatos comenzaron a solicitar que también quedaran en suspenso.

Un mes más tarde, tras varios comunicados, escritos y peticiones, pese a que la provincia se encuentra en el nivel máximo de alerta e incluso la Junta se plantea la posibilidad, si se autoriza para ello, de confinarla domiciliariamente, la cárcel de Albolote sigue recibiendo visitas de locutorio, algo que tiene en pie de guerra a los funcionarios. ¿Los motivos? Que la prisión concentra una acumulación de hasta 40 personas por hora en las comunicaciones ordinarias en un espacio cerrado, donde no se respetan las medidas sanitarias vigentes, según manifestaron desde los sindicatos.

Ante ello, los delegados de prevención de APFP, ACAIP-UGT y la delegada de prevención de CCOO, remitieron el pasado mes de octubre un escrito a la Subdelegación del Gobierno, así como la dirección de la prisión, en el que solicitaban que se pausaran este tipo de comunicaciones, reivindicación a la que también se unió después el sindicato CSIF.

Sin embargo, la respuesta recibida este miércoles 11 de noviembre por parte de la Subdelegación fue una negativa a anularlas. "Se ha analizado detenidamente la anterior solicitud y se considera que efectivamente podrían coincidir demasiadas personas en los turnos, por lo que se ha decidido reducir los locutorios al 50%, comunicando en 20 locutorios un máximo de 2 familiares, aumentando el número de días para comunicar, en principio al viernes y manteniendo la estructuras de turnos en las comunicaciones. En todo caso se prevé una reducción en los próximos días como consecuencia de las medidas tomadas por la comunidad autónoma", expuso la subdelegada en una respuesta a la que ha tenido acceso Granada Hoy.

Asimismo, los sindicatos instaron a Subdelegación a que se efectuara un cese de entrada de personal ajeno al Centro Penitenciario, personal de ONG, de actividades educativas, formativas y religiosas y la suspensión de la actividad en los talleres productivos, a lo que también se respondió con una negativa, tras garantizarse que se llevaban a cabo todas las medidas de seguridad.

De este modo, los sindicatos de la cárcel de Albolote, que en la actualidad cuenta con casi medio centenar de presos confinados, dos reos contagiados, el positivo de 13 trabajadores y otros 11 aislados, así como uno de los dos capellanes hospitalizados por el virus y un profesor contagiado, han vuelto a reiterar que se ponga fin a este tipo de comunicaciones ordinarias con lo que, según insistieron desde CSIF, "se evitaría su desplazamiento al interior del centro para la comunicación por cristales en unas condiciones de absoluta falta de higiene y hacinamiento, ya que, evidentemente y conforme a las instrucciones y criterios de las autoridades sanitarias, se ha convertido en un vector de distribución y contagio de Covid-19".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios