Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

El perfil de la nueva pobreza: familias sin vacaciones y sin dinero para imprevistos

  • Crece el número de personas en exclusión social en Granada con preocupación por colectivos como las familias monomarentales, las mujeres, los inmigrantes y los jóvenes 

En Andalucía, una de cada cuatro personas está en riesgo de pobreza y exclusión social En Andalucía, una de cada cuatro personas está en riesgo de pobreza y exclusión social

En Andalucía, una de cada cuatro personas está en riesgo de pobreza y exclusión social / Álex Cámara

Frío como sólo los números pueden serlo pero tan necesario como importante es la cuestión que trata, el 8º Informe sobre el Estado de la Pobreza en Andalucía pone de manifiesto el aumento de las desigualdades durante los dos últimos años así como que crece la cifra total de granadinos en riesgo de exclusión social o cerca de estarlo.

Familias monomarentales, jóvenes, menores, mujeres, inmigrantes o personas con diversidad disfuncional son algunos de los colectivos más vulnerables y que sufren en mayor proporción las dificultades económicas en la provincia de Granada como se puede extraer el estudio presentado ayer por la Red Andaluza de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-A) con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza que se celebra este jueves 17 de octubre.

El informe cruza numerosos datos para hacer la radiografía de la pobreza en la provincia, ya que la Unión Europea solamente publica la tasa Arope (riesgo de pobreza y/o exclusión social) de estados y regiones. En el caso de Andalucía, la pobreza se ha incrementado y según los datos actuales una de cada cuatro personas sufre una situación de pobreza y exclusión social, con una tasa del 38,2% que afecta a un total de 3,2 millones de andaluces.

"Hay personas que no se pueden ir de vacaciones una semana al año, que a veces no tienen electricidad para poner una lavadora o que no disponen de 650 euros para un imprevisto que es algo muy normal que pase". Es el trazo que hizo el director de Granada Inserta, Francisco Lupiáñez, de la pobreza del siglo XXI.

Problemas socioeconómicos que a nivel local apuntan a colectivos vulnerables como familias monomarentales (mujeres al cargo de familias), mujeres que acusan una brecha salarial que en Granada ronda los 3.000 euros de diferencia (un 22% de separación aproximadamente) por la brecha salarial, la población inmigrante con problemas de integración sociolaboral o los jóvenes que no pueden vivir de forma independiente, según el análisis realizado por Sylvia Koniecki, coordinadora de Granada Acoge que fue la encargada de presentar el informe en la sede de la ONCE junto al director de Granada Inserta.

La situación de exclusión social, latente en las calles granadinas La situación de exclusión social, latente en las calles granadinas

La situación de exclusión social, latente en las calles granadinas / A. Cámara

"Es importante trasladar al conjunto de la sociedad los datos de la pobreza donde se esconden los problemas de miles de personas", señaló Koniecki, que abundó en la situación de la pobreza infantil, de niños cuya vida "está condicionada" y que también remarcó los problemas que sufre la población gitana "que arroja unas cifras de pobreza muy preocupantes".

Otra de las cuestiones que se valoró es la de la "cronificación" de la pobreza desde la infancia hasta la adolescencia y los años de juventud debido a cuestiones como el fracaso escolar o las familias que se ven obligadas a moverse a barrios más baratos por el boom del alquiler y va rompiendo lazos comunales y el acceso a puestos de empleo. A lo que se suman problemas como la burbuja del alquiler o las altas tasas de paro. “Hay jóvenes sin las posibilidades de encontrar empleo o acceder a otros recursos que están limitados”, indicó el director de Granada Inserta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios