Infraestructuras UGR

¿Qué ha sido de la piscina olímpica de Fuentenueva?

  • La Universidad reclama apoyo para reabrir la instalación deportiva, única en la ciudad y con un coste de tres millones

  • Fomento asegura que estudiará la propuesta con "cariño"

Piscina de Fuentenueva. Piscina de Fuentenueva.

Piscina de Fuentenueva. / Álex Cámara

Una vez desbloqueada la reforma de los Paseíllos Universitarios sobre la mesa se mantiene la reforma y reapertura de la piscina de Fuentenueva, una instalación deportiva singular. Es la única piscina de Granada capital de 50 metros y suma más de seis años de cierre forzoso. Además, era cubierta en invierno y descubierta en verano, lo que permitía aunar uso lúdico además del deportivo. Su remodelación tiene un coste superior a los tres millones de euros que la Universidad de Granada no puede afrontar, según reconoció la rectora, Pilar Aranda.

Tras la presentación de la reforma de los Paseíllos Universitarios, Aranda indicó que es el momento de plantear “un convenio que modifique” el convenio inicial suscrito en 2008 entre la Consejería de Fomento y la propia Universidad y que fijaba la contraprestación que debía recibir la institución académica por permitir que el tranvía transitara por Fuentenueva.

Ese convenio, que se estimó por un coste de 6 millones, incluía la reurbanización de los Paseíllos y un aparcamiento. La rectora plantea que ese aparcamiento se sustituya por la reforma de la piscina de Fuentenueva, cerrada desde hace al menos seis años. “Creemos que es un proyecto de gran interés social”, recalcó la rectora, que indicó que ya se ha hablado con el Consejo Superior de Deportes (CSD), dirigido, precisamente, por la granadina María José Rienda, y la Consejería de Educación de la Junta.

Nosotros no podemos abordarla”, insistió la rectora sobre el coste que supone la reforma de la instalación. “No hemos emprendido obras nuevas”, incidió sobre la política que se lleva a cabo en los últimos años en el Rectorado, que ha centrado sus esfuerzos en la plantilla y mantenimiento de las infraestructuras ya existentes. Para la rectora, el aparcamiento previsto en el convenio inicial “no corresponde al modelo” en el que trabaja la Universidad de Granada.

La respuesta de la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, fue que “vamos a examinar el proyecto con cariño” para adecuar esta petición al convenio.

La piscina de Fuentenueva complementaba las infraestructuras deportivas de la Universidad y de la provincia de una forma muy singular. En la Facultad de Ciencias delDeporte hay otra piscina, de 25 metros, y dotada de tecnología puntera para hacer seguimiento de los entrenamientos.En el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sierra Nevada sí hay un vaso de 50 metros, con la particularidad de que permite entrenamiento en altura. El hecho de contar en una misma provincia con dos piscinas olímpicas, una en altura y otra en la ciudad, era muy valorado por los equipos nacionales, que fijaban en Granada una de sus etapas dentro de su preparación deportiva.

Además, la instalación de Fuentenueva podía ser usada de forma lúdica en verano, cuando se retiraba la cubierta y se permitía el pase a los granadinos. Sólo hay otra piscina pública abierta en la capital, en el Almajáyar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios