Resultado Cádiz-Granada CF Notable en el primer parcial

  • El Granada CF termina la primera vuelta en puestos de ascenso directo tras empatar ante el Cádiz

  • El conjunto de Diego Martínez puede ser campeón de invierno si el Albacete no gana este sábado al Sporting

Adrián Ramos y Lekic pugna por un balón aéreo en el duelo en el Ramón de Carranza. Adrián Ramos y Lekic pugna por un balón aéreo en el duelo en el Ramón de Carranza.

Adrián Ramos y Lekic pugna por un balón aéreo en el duelo en el Ramón de Carranza. / Jesús Marín

Durante una temporada hay resultados que se valoran con el paso del tiempo, sobre todo cuando se consiguen en campos complicados de equipos llamados a estar arriba. Uno de ellos fue el empate que se logró en el Estadio Ramón de Carranza ante un incómodo y rocoso rival que lleva sin perder en casa desde la jornada seis y que no pudo 'vengarse' de la derrota que cosechó la pasada campaña en Los Cármenes que le impidió jugar el play off.

Los de Diego Martínez serán campeones de invierno si este sábado el Albacete no gana al Sporting de Gijón. En cualquier caso, seguirán en puestos de ascenso directo a la Liga Santander y eso a estas alturas de temporada son palabras mayores.

Igualdad

El primer acto del choque estuvo marcado en su inicio por la igualdad y la presión alta del conjunto de Álvaro Cervera sobre la salida de balón de los rojiblancos. Montoro estaba muy tapado y la solución era enviar en largo en busca de Ramos, que mantuvo con Kecojevic un bonito duelo por alto. Pero conforme fueron pasando los minutos, la presión cadista bajó de intensidad, lo que fue aprovechado por el Granada CF para generar su juego de toque con aperturas a ambas bandas.

Brian Oliván y Jairo generaron mucho peligro en la primera media hora de partido

Era por la izquierda por donde el Cádiz generaba más peligro gracias a la dupla formada por el ex rojiblanco Brian Oliván y Jairo, que obligada a Álvaro Vadillo a trabajar defensivamente más de la cuenta. En ocasiones no seguía a su par y la autopista fue en aumento. Eso lo vio Diego Martínez, que optó por mandar al gaditano a la izquierda y situar en la derecha a Pozo. Ahí comenzaron los mejores minutos de los visitantes.

Germán, que volvió a cuajar un gran encuentro, despeja de cabeza ante Kecojevic. Germán, que volvió a cuajar un gran encuentro, despeja de cabeza ante Kecojevic.

Germán, que volvió a cuajar un gran encuentro, despeja de cabeza ante Kecojevic. / Jesús Marín

Víctor Díaz comenzó a hacerse el dueño de la banda derecha y Vico a aparecer. Y cuando eso pasa las acciones de peligro se multiplican, como así fue. Hasta la media hora, lo más destacado fueron un par de disparos de Quini. Pero con las bandas cambiadas, los rojiblancos se sintieron más cómodos y comenzaron a hacer trabajar al veteranísmo Alberto Cifuentes, que una jornada más mantuvo a su equipo en el partido. Vadillo dio el primer aviso a los 28 minutos de cabeza tras un centro de Víctor, aunque la mejor ocasión llegó en el 36' tras una gran jugada por la izquierda entre Quini y Vadillo que terminó con un pase atrás del cordobés que Adrián Ramos disparó forzado, pero Cifuentes detuvo. Un minuto más tarde, Vadillo lo intentó desde la frontal pero fue de nuevo Ramos el que gozó de una buena acción tras una diagonal bien vista por Montoro, que habilitó al cafetero para que rematara pero Cifuentes despejó con las manos.

Dos ocasiones

El Cádiz apenas aparecía en ataque pero en dos arreones pudo cambiar el choque. Primero con un gran centro de Brian Oliván que remató Lekic de cabeza con todo pero a las manos de Rui Silva. La segunda, tras una contra no interrumpida por San Emeterio que terminó con una falta sobre Álex Fernández que Oliván lanzó por encima del larguero.

Otra imagen

Pero todo lo bueno que se hizo en los primeros cuarenta y cinco minutos no se repitió tras el paso por los vestuarios. Tampoco es que los rojiblancos hicieran un mal partido pero sí es cierto que les costó pisar campo contrario, asustar a su rival y hacer que los de Cervera se replegaran como sí hicieron en el primer tiempo.

Montoro estuvo muy presionado a lo largo de todo el choque. Montoro estuvo muy presionado a lo largo de todo el choque.

Montoro estuvo muy presionado a lo largo de todo el choque. / Jesús Marín

La razón fue el paso adelante que dio el conjunto amarillo que, liderado por Álex Fernández en la media punta, obligó a los de Martínez a pertrecharse atrás aunque no sufrieron en exceso. La desaparición en el juego de Fede Vico la acusó y mucho el Granada CF, que perdió esa frescura en la media punta. Pozo no fue el de otras citas y el partido de Vadillo, que era el que marcaba las diferencias cuando tenía el balón, fue de más a menos hasta que terminó siendo cambiado.

Soluciones

Desde el banquillo se buscaron soluciones con la entrada de Rodri por Pozo, pero el equipo no mejoró en ataque. Tampoco es que el Cádiz gozara de grandes ocasiones. De hecho, la más clara llegó ya con Salvi en el campo tras una contra que culminó Manu Vallejo con poco ángulo que Rui Silva detuvo en dos tiempos. El orden seguía siendo el principal argumento de los visitantes, que en los últimos diez minutos se estiraron algo gozando de dos disparos que llegaron a las manos de Alberto Cifuentes. Fue el bagaje ofensivo de una segunda mitad en la que el objetivo era no encajar gol y se logró.

Cuarenta puntos

Por fin se alcanzaron los cuarenta puntos, una cifra que se estaba resistiendo en demasía. En teoría, para el objetivo de la temporada se está a diez unidades. Pero eso ya nadie se lo cree. Seis partidos sin perder y tres empates seguidos dejan al Granada CF al término de la primera vuelta en puestos de ascenso. Una regularidad que en LaLiga 1|2|3 es la clave. Notable en el primer parcial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios