Mujeres con iniciativa El frente morado contra el Covid-19

  • El sector sanitario está a punto de cumplir un año desde que se puso en el ojo del huracán por el coronavirus

  • Tres asociadas cuentan su experiencia del año que lo cambió todo para siempre

Esta semana empieza con la celebración del Día de la Mujer Trabajadora y termina con el primer aniversario del decreto del estado de alarma a nivel nacional por el coronavirus, una ocasión propicia para conocer cómo se vivió este momento desde el punto de vista de las mujeres, ese 50% de la sociedad que tradicionalmente cargan con el sambenito de ser las cuidadoras de la sociedad.

"La sensación de salir a la calle cuando no había nadie fue durísima”, explica Eva Torres-Morente que, como responsable de Farmacia Diputación, no tuvo más remedio que mirar de tú a tú al coronavirus.

Torres-Morente, que también dirige Clínica Diputación, es una de las representantes del sector sanitario en Mujeres con Iniciativa, al igual que Concepción Guijarro, de la clínica Ópalo. Ella reconoce que cerró durante los primeros compases de la pandemia "sobre todo por el personal” y solo atendían Urgencias, aunque reconoce que lo peor llegó una vez se relajaron las medidas, cuando tuvieron "un boom de gente que había estado sin cuidarse” durante el encierro.

Equipo de Farmacia Diputación Equipo de Farmacia Diputación

Equipo de Farmacia Diputación / G. H.

También de boom habla Paqui Moreno, responsable de Nutreka, aunque en su caso se centra en la alimentación saludable. "A mí al principio hubo mucha gente que me llamaba porque quería comer mejor y mejorar su estilo de vida”, explica esta asociada.

De hecho, para esta profesional sanitaria esta preocupación por mejorar la alimentación es la consecuencia positiva de la pandemia, ya que la sociedad "empieza a darse cuenta de que hay una conexión intestino-cerebro y que cuando comes bien, tienes mejor salud mental”. En este punto coincide con Torres-Morente, quien considera que una de las principales consecuencias que está teniendo la pandemia de coronavirus se está produciendo en la salud mental de las personas.

Para la farmacéutica, lo peor de la pandemia está todavía por llegar, puesto que ahora mismo el Covid está acaparando todos los recursos médicos y "la Atención Primaria está abandonada”.

Guijarro comparte esta visión pesimista del futuro, pero añade algo bueno sobre el (casi) año que llevamos de pandemia: "hay cosas que han venido para quedarse y que son buenas, como la conciencia de la asepsia”, afirma la higienista dental, que tuerce el gesto al recordar cómo antes “llegábamos a un sitio, lo toqueteábamos todo y luego nos tocábamos la nariz o la boca”.

Trabajadoras de Ópalo Trabajadoras de Ópalo

Trabajadoras de Ópalo / GH

La situación de la mujer "sigue siendo díficil"

Guijarro también tuerce el gesto cuando se le pregunta sobre la situación de la mujer en el mundo laboral, a lo que responde con un "sigue siendo difícil”. La profesional sostiene que se ha avanzado mucho en este terreno pero aún existen empresas que prefieren "a un hombre porque no puede quedarse embarazado”, motivo por el cual decidió hace unos años dejar la empresa en la que trabajaba y emprender un camino propio que le permitiese ser madre y empresaria.

Una situación similar es la de Moreno, quien considera que lleva "en el ADN” lo de criar y trabajar. Para ella "se ha mejorado mucho”, pero considera que aún existe en la sociedad una tendencia "a pensar que por ser mujer y trabajadora hay que hacer un esfuerzo extra”, por lo que pide un apoyo a la mujer trabajadora, una petición que comparte con el resto de asociadas de Mujeres con Iniciativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios