La Fundación CajaGranada despide 30 años de gestión El futuro del museo de Puerta Real: ¿digno sucesor o cajón de sastre?

  • Expertos en arte de la ciudad esperan una "programación de excelencia" tras la marcha de la Fundación CajaGranada

  • El espacio acogerá exposiciones itinerantes con piezas de primer nivel y muestras propias con piezas de la colección municipal

Una muestra pasada en el céntrico espacio cultural. Una muestra pasada en el céntrico espacio cultural.

Una muestra pasada en el céntrico espacio cultural. / Álex Cámara

La Fundación CajaGranada dejará de programar en el museo de Puerta Real el 12 de abril tras la negativa del Ayuntamiento a renovarle la concesión del espacio. La institución pone fin así a 30 años de actividad en el céntrico lugar donde se han organizado 150 exposiciones, protagonizadas en muchos casos por artistas de primer nivel. En su lugar, el Ayuntamiento habilitará "un gran contenedor cultural". El alcalde, Luis Salvador, asegura que ya tienen dos muestras "cerradas". El museo, señala el regidor, acogerá "exposiciones itinerantes con piezas de primer nivel" y muestras propias con piezas de la colección municipal, formada por 4.000 obras.

De estos 30 años, Joaquín Peña-Toro recuerda con cariño "la época dirigida por Rafael Ruiz". El pintor granadino destaca las exposiciones de El Greco, Tàpies, La ciudad carolina y la Universidad, Cerámica granadina de los siglos XVI al XX, El Carmen de los Mártires, Granada 1900 -"grandes aciertos"-, con "comisarios como Eduardo Quesada o Javier Piñar, entre otros, y un equipo de montaje "muy eficiente".

El espacio, "con una localización privilegiada, ha disfrutado de una gran respuesta entre un segmento muy amplio de granadinos por ocuparse con calidad de temas pensados para llegar al gran público", subraya Peña-Toro. La actual exposición de cierre es, según el artista, "un buen ejemplo de una cita imprescindible con una colección muy versátil como es la de Pilar Citoler".

Una imagen de la instalación en Puerta Real donde se repasan los 30 años de exposiciones. Una imagen de la instalación en Puerta Real donde se repasan los 30 años de exposiciones.

Una imagen de la instalación en Puerta Real donde se repasan los 30 años de exposiciones. / G. H.

El comisario de arte espera que "el futuro de la sala sea digno heredero de las mejores exposiciones y actividades que han podido verse en la Acera del Casino"; y que "en cada muestra, todo paso se de apoyado en técnicos de cultura, que son los que tienen que analizar el valor de las piezas y el discurso que debe hilarse en cada muestra". "Su localización en el centro de la ciudad merece una programación que aspire a la excelencia", reconoce el profesor.

Un consejo de la cultura

Respecto al estado del arte en Granada, Peña-Toro opina que bien "merecería una reflexión". "Igual que hay un consejo social, la ciudad debería tener un consejo cultural que diseñara un masterplan, una visión, a largo plazo. La excusa de la capital cultural podría dar lugar a un equipo de expertos, un think tank. La cultura debería pensarse de un modo global y a largo plazo, o al menos a medio plazo", reconoce el docente, que cree que en Granada "hay muchos espacios, pero deberían estar coordinador y gestionados por profesionales". "Eso es lo que ha hecho de ciudades cercanas un éxito de convocatoria y de explotación de la industrial cultural", zanja.

El riesgo de acabar siendo un cajón de sastre

Bernardo Palomo, crítico de arte de este periódico, admite que "siempre que se cierra un espacio expositivo algo se pierde en la cultura de la ciudad". "No es el momento más adecuado si se quiere apostar por la capitalidad europea", apunta. ¿Qué espera del Ayuntamiento en este espacio? "Que se lleve a cabo lo que dicen, eso lo primero. Si son exposiciones buenas de fuera, sí. Tiene que haber una dirección con criterio que asuma todo esto. Una sala por pequeña que sea tiene que tener una programación con criterio, sino se convierte en un cajón de sastre y no sirve para nada", razona.

El comisario de arte también exige al Consistorio "rigurosidad, criterio y seriedad" con el futuro proyecto de la sala donde espera ver "exposiciones buenas y no del gusto del político”. Una ciudad como Granada, dice, "tiene que estar a la cabeza de cualquier situación cultural".

"La Universidad de Granada, que tiene que tiene que ser la que tire del carro, está haciendo las cosas bastante bien; y la Diputación siempre se ha caracterizado por su sentido riguroso. Basta con ver lo que hacen en Condes de Gabia", continúa. "El Ayuntamiento tiene que remar en la misma dirección. Y que no sea mera cohetería como en otras ciudades. Una ciudad con esta historia y patrimonio exige que todo lo que se haga sea de manera rigurosa", declara Palomo.

Las exposiciones enlatadas

Cuando se le pregunta por la gestión de CajaGranada, el crítico de arte no duda en señalar que "casi siempre han traído exposiciones enlatadas". "Bajo mi punto de vista, ha habido un exceso de muestras que se ofrecían y se compraban. La producción propia ha sido escasa", reconoce. Por otro lado, "han tenido exposiciones buenas que han ocupado la sala a lo largo del tiempo", recalca.

Para Alejandro Gorafe, la gestión de CajaGranada en el museo de Puerta Real ha sido "estupenda". "El público que pasa por Puerta Real es muy variado. La cultura, aunque duela decirlo, es para una minoría. Han hecho exposiciones muy variadas: desde maquinaría de cosas de teléfonos a grandes creadores. Aportan al conocimiento del viandante, de la persona ajena a todos esos entresijos de la industria artística", recalca director de la sala Arrabal & cía.

El artista critica los "pocos recursos, económicos y de todo tipo", que las instituciones públicas municipales destinan a la cultura. "Desde la galería denuncio esa falta de ayudas. Granada es una ciudad con mucho arte y con pocos espacios donde exponerlo. A nosotros para hacer cualquier actividad nos cuesta la vida misma y la voluntad de los socios de la sala", admite.

Gorafe opina que "las exposiciones itinerantes podrían estar bien, siempre que se combinaran con otras muestras de producción propia". El comisario también cree que "haría falta un centro donde se pudiera mostrar toda la colección municipal de forma permanente". Mientras tanto, la Casa Agreda -posible museo de la ciudad-espera a su recuperación, y la sala de Puerta Real una programación a la altura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios