Tribuna

Saúl Meral Bernal

Arquitecto

Granada, no pierdas el tren: el Corredor Mediterráneo, clave para un nuevo modelo económico

Línea de tren convencional y línea de AVE en las inmediaciones de Pinos Puente Línea de tren convencional y línea de AVE en las inmediaciones de Pinos Puente

Línea de tren convencional y línea de AVE en las inmediaciones de Pinos Puente / J. J. M.

MÁS tarde o más temprano, por la cuenta que nos trae a los granadinos, debemos hacernos replantear el modelo de ciudad que queremos y pretendemos dejar a los que nos sucederán. Con más celeridad ahora con esto del Covid-19. Durante un tiempo, hemos vivido del turismo y de sector servicios, gallina que actualmente ha dejado de dar huevos... Y a la que no podemos pretender esperar como agua de mayo eternamente.

Granada es una ciudad que ha sabido a lo largo de su historia, desde tiempos inmemorables, adaptarse a sus distintas vicisitudes. Desde la seda, pasando por la caña de azúcar (a la que debemos parte de la configuración de nuestra ciudad como es la Gran vía, que no existiría sin este cultivo), o el tabaco. Siento que la sociedad granadina, antes de esta pandemia, pasaba por una etapa, con cierta razón, ya 'sin grandes y nuevas aspiraciones'. Granada había conseguido su tranvía y su AVE, las grandes infraestructuras que durante años habíamos estado esperando, y ahora la Segunda Circunvalación. Ya tocaba descansar, dejar que lo realizado diera sus réditos, que atrajera gente, pero no. La coyuntura actual nos debe hacer ver que en cierta manera estábamos equivocados. No podemos vivir de una sola gallina: el turismo.

Granada debe producir, ya sea tecnológicamente hablando, o agrícola. La Vega, entre otras cosas, es lo que hizo a nuestros antepasados asentarse en esta zona. La Vega es un diamante en bruto que tenemos olvidado y al que podríamos sacar bastante beneficio con una estrategia claramente estudiada desde el punto de vista agro-ecológico y productivo, y cómo no, para ello y para vertebrar el tejido industrial y social con el territorio no podemos ni debemos olvidar la esencialidad del Corredor Mediterráneo para nuestra provincia.

Pertenecer al Corredor Mediterráneo como meta en el 2025 debe ser uno de nuestros objetivos en estos momentos, y debemos luchar por ello ahora más que nunca. Más, cuando vemos que medios nacionales empiezan a hacerse eco de un trazado alternativo al del litoral. Cual iba a ser si no, el que conecta Algeciras directamente con Madrid.

Recordemos que este corredor empieza en Algeciras, debiera pasar por Sevilla, atravesando España por toda la costa oriental, hasta llegar a Francia, Norte de Italia, etcétera, asegurando la conexión con otros seis corredores ferroviarios europeos;, conectando puertos, aeropuertos y zonas logísticas por allá donde pasa.

Evidentemente sería necesario también una nueva estación de mercancías aledaña a Mercagranada si se consiguiera que este corredor pase por aquí. Siendo área logística, esto haría también bastante interesante la conexión de Granada con Motril no solo para tráfico de personas, sino también con su Puerto.

Es una manera clara a su vez, de transferir mercancías de la carretera al ferrocarril, vertebrar los pueblos y comarcas por las que pasa, luchando contra el cambio climático y la sostenibilidad, que es lo que conlleva el ferrocarril claramente estudiado.

Tanto la población, como sus representantes políticos deberíamos tenerlo como prioridad fundamental en estos momentos. En esta ocasión la sociedad granadina no puede perder el tren. Debemos replantearnos un nuevo modelo económico alternativo al actual para cuando falla, y para ello, esta infraestructura sería necesaria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios