Sucesos

La explosión mortal en la pirotecnia de Guadix en 2018: una causa de especial complejidad a espera de juicio

  • La instrucción judicial por este incidente en el que fallecieron tres personas sigue abierta a expensas de aclaraciones de los Tedax

  • La empresa Pirotecnia María Angustias cesó su actividad tras los hechos y no tiene previsto retomarla

Explosión de la Pirotecnia María Angustia de Guadix en noviembre del 2018. Explosión de la Pirotecnia María Angustia de Guadix en noviembre del 2018.

Explosión de la Pirotecnia María Angustia de Guadix en noviembre del 2018. / Carlos Gil

Hace un año, tres trabajadores de la Pirotecnia María Angustias de Guadix fallecieron durante una explosión que tuvo lugar en la fábrica. Este trágico suceso, que cumple su primer aniversario, aún está siendo investigado a tenor de su complejidad, lo que ha propiciado que la instrucción judicial aún siga abierta a expensas de, entre otros trámites, recibir ciertas aclaraciones sobre las causas por parte de los Tedax, los especialistas de la Guardia Civil que trabajaron sobre el terreno, así como de tomar declaración como testigos a algunos miembros de la familia propietaria de esta empresa, la cual cesó su actividad tras lo ocurrido y no hay visos de que vuelva a retomarla.

Tal y como recoge la agencia Europa Press, fuentes judiciales han señalado que la instrucción de este accidente laboral, que tuvo lugar el pasado 12 de noviembre de 2018, sigue tramitándose desde el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Guadix, mismo juzgado que se hizo también con la investigación de la explosión que se registró el pasado septiembre en la Pirotecnia Francisco López Franco, también de Guadix, que se encuentra muy próxima a la Pirotecnia María Angustias, y en cuya explosión fallecieron dos trabajadores.

En una causa de especial complejidad, los trámites continúan adelante, y el juez sigue pendiente de recibir algunas aclaraciones de los especialistas del Tedax sobre las causas de la deflagración para poder avanzar en la investigación.

La explosión del 12 de noviembre de 2018 se registró en torno a las 18:30 horas y se sintió tanto en esta como en otras localidades, cobrándose la vida de tres trabajadores de 30, 55 y 52 años; de este último era su primer día en la empresa, mientras que el de 55 años tenía una extensa experiencia a sus espaldas. La tercera víctima era uno de los gerentes de la pirotécnica, parte de la cuarta generación de la familia propietaria.

Fuentes del caso han informado de que varios familiares propietarios, que aseguran que se cumplían todas las medidas de seguridad, están a la espera de ser llamados a declarar como testigos, y que no se ha formalizado aún ninguna acusación particular en el procedimiento.

La familia no ha vuelto abrir el negocio desde hace un año, ni hay previsión de que vaya a hacerlo, en un momento en que el sector sufre continuos cambios en cuanto a la normativa que se va implementando sobre medidas de seguridad, las cuales los sindicatos han pedido que se refuercen tras los últimos accidentes que han afectado a Guadix.

El grupo de la Guardia Civil donde fueron depositados los explosivos rescatados de la pirotecnia solicitaron autorización para su destrucción, lo que propició que la Fiscalía pidiera un informe a los Tedax sobre si era necesario para la investigación de la causa mantenerlos guardados.

Junto a ello, el juzgado resuelve desde hace meses algunas peticiones de personación por parte de algunas mutuas de seguros que quieren ser parte en el procedimiento judicial, según han precisado las fuentes consultadas.

Los responsables de la Pirotecnia María Angustias, fundada en 1889, siempre han mantenido que cumplían con las medidas de seguridad estipuladas para la preparación de los cohetes voladores que se estaban manipulando en el momento de la explosión y que habían pasado inspecciones poco antes del suceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios