Universidad de Granada

La UGR pierde 2.900 estudiantes en cinco años

  • El descenso del número de matrículas en estudios oficiales contrasta con el aumento de docentes y PAS

Facultades en el PTS. Facultades en el PTS.

Facultades en el PTS. / Carlos Gil

En septiembre de 2014, la Universidad de Granada estrenó grado –el de Biotecnología–, la mudanza de los estudiantes Ciencias de la Salud al PTS se presentaba inminente, se preparaba el relevo de Francisco González Lodeiro por Pilar Aranda al frente del Rectorado y la institución se preparaba para dar la bienvenida a 52.409 estudiantes de grado y otros 7.029 repartidos en las enseñanzas de posgrado, entre doctorados y másteres oficiales. En total, 59.438 matriculados. Cinco años después, en el curso 2018/2018, el número de grados ha crecido gracias a los dobles títulos, Aranda revalidó un segundo mandato como rectora, no se ha cerrado el mapa de infraestructuras –siguen pendientes cuestiones como Odontología y se plantea un nuevo edificio en el PTS– y el número de estudiantes ha menguado. El pasado curso, según los datos de la memoria anual, se contabilizaron 47.101 estudiantes de grado y otros 9.446 de posgrado. En total, 56.547 matriculados. 2.891 menos que hace un lustro.

56.547 estudiantes cursaron el pasado año estudios de grado o posgrado en la Universidad de Granada

El dato del descenso es significativamente mayor en los estudios de grado. En el lustro que va desde el 2014/2015 al 2018/2019 se contabilizan 5.308 estudiantes menos en la oferta de grados.La tendencia es la inversa en el posgrado, que, año a año, ha ganado alumnado. En el caso de los másteres, de 3.712 de 2014/2015 se alcanzaron los 6.089 matriculados el pasado curso. El doctorado, por su parte, se mantiene estable, con 3.357 matriculados el pasado año académico.

En el caso de los grados el descenso, además, se ha evidenciado en el caso de los matriculados españoles. De 48.225 de 2014/2015 se pasó a 42.806 el pasado 2018/2019. Un descenso de 5.419. En cuanto a los extranjeros, el número de matrículas se ha mantenido en todos estos años siempre por encima de los 4.000. El dato del último año del que se tienen registros, el número de foráneos que eligieron la UGR –que siempre ha mostrado su vocación de institución internacional y es líder en programas de intercambio– para realizar sus estudios de grado fue el mayor del último lustro: 4.295.

Estas variaciones en el número de matriculados contrasta con los datos de la evolución de los datos de personal docente e investigador. Acerada en los últimos dos años por los cambios en los límites impuestos por la tasa de reposición, se ha pasado de 3.487 docentes en 2014/2015 a los 3.677 del pasado curso. 190 más. Sin embargo, todavía no se ha alcanzado el dato de 2011/2012, cuando se contabilizaron 3.701 docentes en las aulas de la Universidad de Granada.

En cuanto al sistema de acceso, crece por segundo ejercicio el número de funcionarios mientras que cae el de personal docente contratado. De los 3.677 profesores, 2.183 tienen plaza –el dato más alto desde 2014– y el resto, hasta 1.494, son contratados –el dato más bajo desde 2015–.

Esta tendencia tiene su reflejo en la ratio. Según la memoria, la relación de alumno profesor ha pasado de una tasa de 14,11 en 2015/2016 a 12,99 en el pasado ejercicio.

Imagen de archivo de las jornadas de recepción, en los Paseíllos. Imagen de archivo de las jornadas de recepción, en los Paseíllos.

Imagen de archivo de las jornadas de recepción, en los Paseíllos. / Álex Cámara

Los números de la última memoria anual reflejan que todavía hay 42 profesores contratados interinos y otros 197 sustitutos interinos. En la apertura del curso académico, el pasado sábado, la secretaria general de Universidades de la Junta, Rosa María Ríos, afirmó que una de las “prioridades” es “reducir el número de profesores interinos”, figura a la que se recurrió “debido a las limitaciones de la tasa de reposición”. Para ello, Ríos instó a “promover la contratación de ayudantes doctores como categoría idónea”. Esa categoría se ha duplicado de largo en los últimos cinco años.Si en 2014/2015 eran 120, en el pasado año académico se contabilizaron 284. En cuanto al resto de figuras, los asociados en las titulaciones de Ciencias de la Salud caen. La UGR puso en marcha el programa María Castellano para fomentar el relevo generacional ante la delicada situación de las plantillas de docentes de esta área. De 135 hace seis cursos se ha pasado a 101 en el 2018/2019.

El “grave problema” de las plantillas universitarias fue reconocido por Ríos, que anunció un programa de contratación de más de 250 jóvenes doctores con trayectoria internacional, al que se han destinado 32 millones entre este año y el próximo. Por su parte, la rectora, en el mismo acto, señaló que el relevo generacional es “imprescindible” y que ahora debe acometer la captación de talento “externo” y la “retención” del “nuestros jóvenes” .

En cuanto al personal de administración y servicios (PAS), también ha crecido el número de empleados por la UGR. De 2.198 hace seis curso se ha pasado a 2.616 del pasado año académico. El PAS funcionario ha pasado de 968 a 1.127, mientras que el laboral también ha sumado: de 1.223 en 2014/2015 a 1.482 en el 2018/2019. En este curso se desarrollará la nueva relación de puestos de trabajo (RPT) aprobada hace unos meses, que permitirá “racionalizar” la plantilla, según Aranda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios