Astroturismo en Granada

La lista con los mejores lugares de Granada para ver las estrellas

  • La provincia ofrece algunos parajes idóneos para la observación nocturna de estrellas y planetas

  • Evitar las zonas de mayor contaminación lumínica es clave para ver los astros

Noche de observación desde Sierra Nevada. Noche de observación desde Sierra Nevada.

Noche de observación desde Sierra Nevada. / Carlos Gil

Ocurrió el pasado martes. Un eclipse parcial de luna vino a redondear una calurosa noche estival.Acontecimiento astronómico que hizo que cientos de cabezas giraran la vista hacia el cielo.Porque el de Granada tiene algo singular. Si a pie de tierra la capital cuenta con uno de los centros investigadores en la materia más destacados en toda España –el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) es centro de excelencia Severo Ochoa y ha participado en hazañas científicas tan destacadas como la primera imagen de un agujero negro– los cielos de la provincia están considerados como de los mejores de la Península para realizar observaciones.Una oportunidad única que, en las noches de verano, encuentra el aliciente de las suaves temperaturas.

El doctor en Astrofísica y Cosmología Marcos Villaverde, responsable de comunicación de la empresa Azimuth –dedicada a actividades astroturísticas y educativas–señala algunos de los enclaves que, por su altura y singular ubicación, destacan como lugares en los que realizar observaciones astronómicas. En estos días destaca la presencia de Júpiter. El planeta se presenta desde última hora de la tarde, cuando comienza a anochecer, como un “lucero impresionante”. También Saturno es el otro protagonista del cielo en verano.

La Puebla de Don Fadrique

“En la provincia de Granada las mejores zonas están en el Altiplano”, asegura tajante. Una de las claves está en el tamaño –reducido– de las poblaciones urbanas en esa zona. Así, la Puebla de Don Fadrique, a 160 kilómetros de la capital y a más de 1.100 metros de altitud sobre el nivel del mar, cuenta con unos 2.300 habitantes, según los datos recogidos en el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. A menos población, menos luces urbanas. La contaminación lumínica se ha demostrado como un problema para la observación astronómica, además de causar perjuicios al ecosistema y suponer un derroche energético, según una investigación publicada en 2018 en la revista Science Advances, y que contó con la participación del investigador del IAA Alejandro Sánchez de Miguel. En este mismo estudio se indica que el aumento de las superficies iluminadas crece un 2,2% anual, tanto en extensión como en intensidad. Esa luz artificial nocturna es la causa de que no se puedan ver las estrellas en las grandes ciudades.

La Puebla de Don Fadrique aún no adolece de exceso de iluminación nocturna. “Allí la contaminación lumínica no es tan alta como en poblaciones más grandes”, explica Villaverde. Otra circunstancia que propicia que el Altiplano sea idóneo para la observación de los astros es que hay montañas. Eso supone altura. Y a más metros “menos atmósfera y más claras se ven las estrellas” Además, el macizo sirve de “pantalla” para que la luz de las ciudades y pueblos no afecte al cielo. “Es de los sitios más oscuros de toda la Península”. Según el Sistema de Información Multiterritorial de Andalucía, en el año 2015 en la Puebla de Don Fadrique se contabilizaron 1.042 puntos de luz, con una potencia instalada de 72 kilovatios. En Almuñécar el registro de 2015 indicaba la presencia de 5.959 luminarias. La ausencia de montañas que amortigüen la contaminación lumínica explican que en la Costa no se puedan hacer observaciones astronómicas con la misma calidad que en el interior de la provincia, donde hay “zonas privilegiadas” para ver las estrellas, asevera Villaverde.

Castril

Castril es el segundo punto recomendado para hacer observaciones de noche. “Tiene muy buenos cielos”, indica el responsable de Azimuth. Este municipio está a 890 metros sobre el nivel del mar y tiene 978 puntos de luz, con una potencia de 109 kilovatios.

Píñar

Otro municipio es Píñar que “tiene muy buenos cielos, aunque esté más cerca de la ciudad”, y de la luz que emanan las urbes. Sumaba en 2015 un total de 328 luminarias, con una potencia de 29 kilovatios. Además, la población es pequeña –algo más de 1.000 vecinos– y se encuentra a 914 metros sobre el nivel del mar.

Montefrío

A apenas 50 kilómetros de la capital granadina se encuentra Montefrío, otro lugar recomendado. “Ahí hay cielos muy interesantes”, indica el experto. Se contabilizan 1.023 puntos de luz y unos 5.500 habitantes para una localidad se se ubica a 838 metros sobre el nivel del mar.

Balneario de Alicún y Gorafe

En el balneario de Alicún, en Villanueva de las Torres, “también hay buenos cielos”, señala Villaverde. Las condiciones que se dan en ese punto de la provincia, “hacen que el cielo sea muy oscuro y excepcionalmente bueno para hacer observación”.Otro elemento clave para que mirar las estrellas sea una experiencia única es que no haya nada que se interponga entre el observador y los astros. O lo que es lo mismo, que no haya nubes. La ausencia de nubosidad y de precipitaciones –sobre todo en la época estival– también hacen que localidades como Gorafe sean idóneas para tumbarse y ver las estrellas.Este municipio, junto con otros como Moclín o Píñar, han realizado actividades para fomentar el astroturismo.

Sierra Nevada

“Ahí tenemos el ying y el yang”, resume Marcos Villaverde. “Tenemos un trozo de cielo muy bueno y otro ‘comido’ por la luz de Granada y la Vega” y su la contaminación lumínica. Esa desventaja se compensa con la altura. La Hoya de la Mora está a 2.500 metros de altitud.

La Alpujarra

“Siempre que se esté lo más lejos posible de las poblaciones”, recomienda Villaverde, se podrán hacer buenas observaciones. Las montañas “apantallan la luz” de los municipios de la comarca. Como factor a tener en cuenta, el responsable de Azimuth indica que “a veces entra humedad de la Costa”, en forma de nubes.

Todos estos puntos, por las características mencionadas, garantizan noches de observación de calidad. También existe la opción de quedarse más cerca y participar de iniciativas como la promovida por el Patronato de la Alhambra y el Generalife dentro del programa Alhambra Creactiva. Las observaciones se realizan con telescopios desde el Castillo de Santa Elena, en la Silla del Moro, y cada sesión se dedica a una temática concreta. Esta actividad, según la información del Patronato, tiene ya todas las plazas ocupadas para el mes de agosto.

Azimuth también ofrece la posibilidad de visitar el observatorio de Sierra Nevada y el de Calar Alto, en Almería, y uno de los observatorios más importantes de Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios