AVE Granada La última licitación de Adif abre la puerta a mantener el tren convencional en Granada

  • La simplificación de la línea con Fuente de Piedra permitirá la subida y bajada rápida de viajeros

  • Loja, al tener vía de ancho mixto, también podrá tener estación para paradas

Dos trenes de ancho ibérico, un Talgo y un Serie 599, en la Estación de Granada antes de su remodelación Dos trenes de ancho ibérico, un Talgo y un Serie 599, en la Estación de Granada antes de su remodelación

Dos trenes de ancho ibérico, un Talgo y un Serie 599, en la Estación de Granada antes de su remodelación / Álex Cámara

Las plataformas pro ferroviarias de Granada pueden empezar a sentirse satisfechas. Una de sus reivindicaciones, el mantenimiento de la infraestructura para el tren convencional, que asegura más opciones de viaje y billetes más baratos con respecto al AVE, se va a cumplir. Al menos así lo indican los últimos movimientos de Adif.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias adjudicó la semana pasada las obras de adecuación de la línea de ancho ibérico Granada-Fuente de Piedra, destinadas a mejorar la vía y el acondicionamiento de viejas estaciones como apeaderos para viajeros, lo que supone una declaración de intenciones hacia el mantenimiento del ferrocarril tradicional.

La actuación que se llevará a cabo en los próximos meses es más una puesta de mirada en el futuro que una apertura cercana de las líneas de ancho ibérico que partían desde Granada, que hasta el corte de la línea por las obras del AVE en 2015, utilizaban los medias distancias con Sevilla, Málaga, Algeciras y Almería.

Esta obra es una simplificación de la infraestructura ferroviaria convencional, ya que en cinco de las estaciones de la línea (Archidona y Salinas-Villanueva de Tapia, en Málaga; y Tocón-Montefrío, Pintos Puente y Atarfe-Santa Fe) se desmantelará la estructura que las convertían en estación (apartaderos, desvíos, señales y agujas, como aparataje básico), y dejará una plataforma con vía única que además implicará que el sistema de seguridad sea más sencillo (BLAU).

La ausencia de las dos estaciones de Loja en esta licitación de Adif también tiene explicación. Se debe exclusivamente esta actuación es sólo para ferrocarril de ancho ibérico, que no tiene nada que ver con el de la alta velocidad, que requiere de un tipo de vía diferente, y que discurre por la población lojeña.

Las mismas fuentes consultadas matizan que estas obras de Adif no tienen por qué implicar que en la capital del Poniente no puedan hacer parada los trenes tradicionales, si no que la infraestructura para permitir la bajada y recogida de viajeros ya estaría hecha al ser uno de los dos tramos donde, por las obras de la AVE, el ancho de la vía es mixto.

Esta solución, llamada tercera vía, permite convivir en la misma vía los dos tipos de ancho ferroviario: el ibérico, de 1,688 metros y más amplio, y el estándar o internacional, de 1,435 metros, que es el utilizado por los trenes de alta velocidad. En la provincia, la línea del AVE tiene dos tramos de este tipo, uno entre la bifurcación de Riofrío e Íllora, y otro entre la bifurcación de La Chana (denominada así, pero que se inicia a espaldas del Colegio Mulhacén) y la Estación de Andaluces.

Así que con estas actuaciones, Granada podría tener al menos cinco estaciones y apeaderos para usuarios de tren en le línea con Antequera y Fuente de Piedra, y que habilitarían este trazado para una red de Cercanías, también anhelada por los defensores del transporte ferroviario en la provincia. “Si hacen cosas en la línea convencional será, digo yo, para que un futuro (ya en la próxima década) siga funcionando; si no, no harían nada”, explicó un ingeniero ferroviario a este diario.

Aún así, Adif ya detalló en su momento que el objetivo era que las circulaciones entre Granada y Antequera se realizaron en ancho internacional para que las relaciones de media distancia pudieran también hacerse en trenes de Alta Velocidad. Aquellas afirmaciones crearon muchas dudas en los colectivos y defensores del tren en la provincia, que temían verse obligados a utilizar los AVE para desplazarse, con el consiguiente gasto más alto en el precio del billete, y no tener la opción de realizar el mismo recorrido en trenes tradicionales, más lentos pero también más baratos.

Estos últimos movimientos apuntan a que en el futuro podrán ofertarse las dos opciones. La infraestructura estará, al menos, hecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios