Torres de Alta Tensión en el Valle de Lecrín Red Eléctrica, en contacto con la Junta para analizar alternativas al trazado

  • La compañía está en contacto con el ente para desarrollar un proyecto declarado obligatorio

Recreación de las torres eléctricas en el Valle de Lecrín Recreación de las torres eléctricas en el Valle de Lecrín

Recreación de las torres eléctricas en el Valle de Lecrín / R. G.

Red Eléctrica de España, la empresa encargada del proyecto de línea de alta tensión entre Benahadux (Almería) y El Fargue, y que discurre por el Valle de Lecrín se encuentra en contacto con la Junta de Andalucía para estudiar la búsqueda de un trazado alternativo al eje eléctrico sin que pase por este espacio protegido de la provincia.

El ente autonómico paralizó la tramitación de esta línea por fallos en el proceso de entrega de documentación por parte de la compañía, que hicieron que caducara la declaración de impacto medioambiental, y que todo el procedimiento tenga que empezar desde el principio.

Fuentes de Red Eléctrica consultadas por esta redacción prefieren guardar silencio ante el desarrollo de los acontecimientos, que desde hace cerca de un año tiene movilizados a los vecinos del Valle de Lecrín alrededor de la plataforma Di No a las Torres de Alta Tensión, que presentaron cerca de 4.000 alegaciones ante la Junta de Andalucía para detener el proyecto que amenazaba con cambiar para siempre el paisaje de uno de los pocos lugares casi vírgenes de la provincia.

Red Eléctrica tan sólo pudo confirmar a este diario que se encuentra en conversaciones con la Junta de Andalucía para buscar soluciones al trazado del eje eléctrico de 220 kilovoltios, ya que la construcción de la línea está declarada de Interés General del Estado, por lo que su construcción es obligatoria.

Di No a las Torres cifraba las pérdidas económicas en más de 610 millones

Lo que se busca en este caso es alternativas a un trazado que atravesaba una zona de alto valor ecológico, paisajístico y social, ya que buena parte de los ingresos del Valle de Lecrín dependen del turismo asociado a estos valores.

Estudios económicos realizados por instituciones y empresas de la zona, e incluidas en las alegaciones remitidas a la Junta, cifraban las pérdidas por la ejecución de la línea de alta tensión por donde estaba programada en más de 610 millones de euros.

Para llegar a la situación de parada de la tramitación de las diferentes declaraciones de impacto ambiental se sucedieron manifestaciones de la plataforma Di No a las Torres de Alta Tensión, la presentación de alegaciones al proyecto por parte de ayuntamientos, asociaciones y empresas, y el penúltimo paso, la admisión a trámite de estas quejas por parte del Defensor del Pueblo Andaluz a la Junta en la que pedía explicaciones sobre la idoneidad del proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios