Vivir

Los trastornos del sueño, más cerca de lo que se cree

La buena calidad del sueño es vital para la salud La buena calidad del sueño es vital para la salud

La buena calidad del sueño es vital para la salud / pixabay

La calidad del sueño es uno de los factores más importantes en lo que a calidad de vida se refiere. No hay más que pensar en las diferencias de afrontar un día tras un sueño reparador que tras una noche de insomnio. Sin embargo, diversos factores afectan a nuestra calidad del sueño, así como alteraciones en nuestra vida y los trastornos médicos. Según la Cátedra de Investigación del Sueño de la UGR-Grupo Lo Monaco, una de cada tres personas ha padecido un trastorno del sueño, y en muchas ocasiones no son diagnosticados lo que afecta directamente al tratamiento.

Dicha falta de diagnóstico se da principalmente porque no se busca ayuda, ya que es difícil percibir, o saber identificar los síntomas; o porque cuando el paciente llega a su primera consulta hay dificultades a la hora de presentar el caso y las características más relevantes del mismo. "A menudo, la persona ofrece una serie de datos que no son importantes para el caso, obviando otros elementos imprescindibles. Y, por otro, por ejemplo, si la persona duerme sola no puede percibir algunos de los síntomas clave como roncar, hablar o moverse continuamente", afirma el Dr. Alejandro Guillén Riquelme, experto de la Cátedra de Investigación del Sueño de la UGR-Grupo Lo Monaco.

Lo primero es acudir al profesional correcto. Por ello, en una fase inicial, sería conveniente acudir al médico general, ya que, aunque el trastorno del sueño sea el origen de la demanda, este puede estar producido por otras causas que son las que debieran tratarse en primer lugar. Este hecho es especialmente relevante cuando los problemas de sueño surgen de forma aguda; es decir, que aparecen repentinamente en lugar de hacerlo de forma gradual y siendo más problemáticos con el paso del tiempo. Sin embargo, muchas personas no saben cuándo es el momento de buscar ayuda.

Puede ocurrir que no percibamos ningún problema en la noche, pero que durante el día nos sintamos cansados, somnolientos o necesitemos el consumo de cafés o bebidas estimulantes para sentirnos despiertos. En estos casos es posible que exista un problema de sueño que podría desembocar en otros problemas diurnos. Por lo que es importante buscar la causa de nuestros problemas de sueño, ya sean ambientales (calidad de nuestro colchón, temperatura de la habitación, niveles inadecuados de luz o exposición a sustancias no favorables), o intrínsecos (padecer realmente un trastorno del sueño). Cuanto antes se encuentre la causa antes empezará el descanso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios