Resultado Granada CF-Las Palmas La casta también suma (1-1)

  • El Granada CF salva un punto in extremis en un duelo muy igualado y bronco

  • La reacción tras el tanto de Timor de los rojiblancos permite recortarle un punto al líder

Ramón Azeez trata de impedir el avance de Ruiz de Galarreta. Ramón Azeez trata de impedir el avance de Ruiz de Galarreta.

Ramón Azeez trata de impedir el avance de Ruiz de Galarreta. / Álex Cámara

Cuando el físico no da para más, el que guía el juego se lesiona y el rival hace todo lo posible para que no pase nada en los minutos finales, siempre queda la casta, el coraje y la personalidad para no darse por vencido. Unas cualidades que el Granada CF lleva demostrando durante toda la temporada y que, ante Las Palmas, volvieron a relucir cuando ya se pensaba que los tres puntos volarían de Los Cármenes. Un ejemplo de esas características es Quini. El lateral rojiblanco jugó muy tocado y sufrió de lo lindo pero que nunca se borró pese a apenas entrenar durante la semana. El de Fernán Núñez terminó siendo el héroe con su tanto en el minuto 89 que permite a los de Diego Martínez estar un punto más cerca del líder, aunque Albacete y Málaga le han recortado dos. La presión por acceder al liderato pudo pesar pero enfrente tuvo a un equipo con una gran plantilla, que a principio del curso era el claro favorito para ascender a Primera. Objetivo que tiene muy lejano.

Igualdad

Si algo caracterizó el primer acto fue la igualdad y, sobre todo, el respeto que ambos equipos se tuvieron. Ninguno de los dos contendientes quiso descomponerse lo más mínimo, y así era muy complicado generar ocasiones de gol. Un dato que reflejó dicha igualdad fue la posesión de balón, repartida casi al 50%.

No obstante, el que más cómodo se encontró a la contra fue el Granada CF, sobre todo por medio de Álvaro Vadillo aunque no siempre tomó las mejores decisiones con el balón en los pies. Al menos, en esta ocasión sí que gozó con la ayuda de su lateral, en este caso Adri Castellano, que al fin se soltó en ataque y se incorporó en numerosas ocasiones, doblando a Vadillo o subiendo tras pérdida del rival.

Por la izquierda

Había consigna de atacar por la izquierda aprovechando la inexperiencia de Curbelo, canterano que tuvo mucho trabajo y más tras ver a los cinco minutos cartulina amarilla. Sin embargo, tanto Raúl Fernández como Rui Silva tuvieron poco trabajo. El entramado que creó Pepe Mel en el centro del campo con hasta cuatro medios centros (Peñalba, Timor, Ruiz de Galarreta y Mikel Mesa más adelantado) buscaba cortar el caudal de juego que genera Montoro, que tuvo un nuevo compañero en Ramón Azeez tras la baja por sanción de Fede San Emeterio.

En el primer acto ambos contendientes se mostraron mucho respeto, sabedores de la calidad que tenía en el centro del campo su rival

El nigeriano, en su debut como titular, demostró que no es un pivote posicional al uso sino que le gusta descolgarse y conducir el cuero aprovechando su poderío físico. Las ocasiones claras de gol brillaron por su ausencia en la primera media hora. Destacó un intento de sorpresa a Raúl Fernández de Montoro desde campo propio tras la ejecución de una falta que el ex guardameta rojiblanco solventó sin problemas, y una contra de Vadillo en la que tomó una mala decisión tras un buen desmarque de ruptura de Dani Ojeda.

Por bando visitante, únicamente Rubén Castro probó a Rui Silva con un tímido golpeo. Aunque el paradón del choque lo realizó el portugués a remate a bocajarro de Juan Cala con la testa pero la acción quedó anulada. Ello no fue óbice para que la grada ovacionara al portugués que está cuajando una excelente temporada.

Quini terminó siendo el protagonista del choque con su gol en la recta final. Quini terminó siendo el protagonista del choque con su gol en la recta final.

Quini terminó siendo el protagonista del choque con su gol en la recta final. / Álex Cámara

La mejor opción rojiblanca llegó en el 31’ con una buena asociación entre Vico y Vadillo tras la que el cuero le llegó a Adri Castellano que, en una incorporación más al ataque, remató con la zurda obligando al portero de Las Palmas a enviar a saque de esquina con una buena estirada.

Segundo acto

Tras el paso por los vestuarios, la segunda mitad fue mucho más movida. Y eso que en su inicio hubo constantes interrupciones. No había continuidad en el juego y ante tanta falta, el cuestionado Moreno Aragón, nieto del ex presidente granadinista Pepe Aragón, comenzó a sacar tarjetas pese a las protestas de los jugadores de ambos equipos. Una de ellas la vio Rodri, que se perderá la cita en Los Pajaritos del próximo sábado ante el Numancia al igual que Germán.

Lesión de Montoro

Pero el choque comenzó a cambiar cuando Ángel Montoro se lesionó. Timor lo pisó en un primer momento y posteriormente sufrió otra dura entrada que le provocó que se fuera a la pata coja ovacionado por la grada. Su ausencia hizo mucho daño al juego de los de Diego Martínez, que no encontraron en su sustituto, Alberto Martín, el que supliera la falta del valenciano.

Las Palmas consiguió quitarle el balón a su rival, recuperándolo en zonas más comprometidas para los locales y comenzaron a acercarse con peligro en las inmediaciones de Rui Silva. Guiados por Timor, que trató de sorprender al portugués desde casi 50 metros en el 68’, poco a poco los de Pepe Mel fueron ganando terreno. Hasta que tres minutos después llegó el tanto canario.

Gol visitante

Rubén Castro ganó línea de fondo tras un pase de Timor y cedió de nuevo al potente centrocampista zurdo quien, de fuerte golpeo cruzado, batió a Rui Silva. Un jarro de agua fría para una grada que trató de levantar el ánimo de su equipo, que ya le ha demostrado que nunca se rinde. Y bien que lo demostró pues a un cuarto de hora del final tuvo dos claras ocasiones fruto de contragolpes. La primera, en el 76’, con un duro disparo de Dani Ojeda desde la frontal que provocó una gran reacción de Raúl Fernández. La segunda, 120 segundos después por medio de Quini, que golpeó desde pero de nuevo el cancerbero vasco realizó una gran parada para enviar a córner.

Los locales gozaron de sus mejores ocasiones en la recta final a base de empuje tras el 0-1

Quini, que jugó con molestias y por momentos cojeó, tuvo el premio a su sacrificio con el tanto que hizo explotar Las Cármenes a un minuto del final. Fue fruto de una jugada embarullada como consecuencia de una segunda acción tras un saque de esquina en la que el cuero le llegó a Vadillo, que al fin completó un partido. El extremo gaditano colgó el esférico con el exterior al punto de penalti, remató Germán de cabeza pero rebotó en un rival y con el balón suelto en el punto de penalti, el lateral cordobés con todo su corazón y de volea lo alojó en la escuadra de Raúl.

La casta tuvo premio y pudo ser mayor en tiempo de descuento con dos ocasiones de Adrián Ramos que no pudo aprovechar. Habría sido la apoteosis aunque el punto se dio por bueno. Se sigue sumando. Pasito a pasito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios