Infraestructuras

Cierre del Anillo de la Circunvalación: ¿ante un imposible?

  • La idea de la nueva Junta de Andalucía de retomar el proyecto deberá lidiar con un obstáculo inexistente en 2009: la declaración como BIC del valle del Darro

La declaración como BIC de los 20 kilómetros cuadrados del valle protegen el entorno de la Alhambra La declaración como BIC de los 20 kilómetros cuadrados del valle protegen el entorno de la Alhambra

La declaración como BIC de los 20 kilómetros cuadrados del valle protegen el entorno de la Alhambra / G. H.

Comentarios 8

Teleférico, Alhambra, Cetursa. Y también el cierre del Anillo de la Circunvalación. Con la llegada del PP al Gobierno de la Junta de Andalucía, los viejos proyectos, largamente enarbolados por el partido cuando estaba al frente del Ayuntamiento de Granada han vuelto a aflorar.

Y uno de ellos, incluido en el programa de los populares en las últimas Andaluzas, era cerrar el trazado de la Circunvalación de Granada, saturada de tráfico desde prácticamente su concepción y que con el aumento del parque móvil y del tráfico en la capital y el Cinturón se ha convertido en una de las alternativas a la movilidad.

Con los nuevos consejeros y los nuevos delegados tomando posesión de sus cargos poco a poco, aún no ha dado tiempo a desempolvar proyectos que se quedaron en el camino. Diez años hace desde que se dio carpetazo definitivo al último intento de cuadrar el círculo de la Circunvalación de Granada. Un último proyecto que lideró la Junta de Andalucía, por entonces gobernada por el PSOE, que se basó en una de las diez propuestas diferentes para conectar la Ronda Sur y la A-44 con la zona norte del área metropolitana y la A-92 en Víznar y Huétor Santillán.

Aquel proyecto quedó en suspenso al no superar el estudio de impacto ambiental, que en buena parte del mismo contó con el sustento de las alegaciones formuladas por el Patronato de la Alhambra, que reclamó sobre el destrozo que sufriría el entorno del río Darro y del monumento con una vía que requeriría la construcción de grandes viaductos y de un túnel en la zona de Cenes de la Vega.

Por aquel entonces, el PSOE rebautizó el proyecto como Ronda Este, en el que se presentaron diez trazados alternativos. Tres de ellos partirían desde un punto indeterminado de la Nueva Carretera de la Sierra –la cual se convertiría en autovía de dos carriles por sentido, y cuyo estudio se sometió a información pública ya en 2005–, a la salida de los túneles del Serrallo, y que obligarían a excavar subterráneos para pasar bajo la montaña del Cerro del Sol.

CENES DE LA VEGA. En el proyecto de 2009, el punto de partida del cierre del anillo estaba situado en este punto, cerca de la zona de Los Pinillos. Necesitaría de un gran puente y un túnel CENES DE LA VEGA. En el proyecto de 2009, el punto de partida del cierre del anillo estaba situado en este punto, cerca de la zona de Los Pinillos. Necesitaría de un gran puente y un túnel

CENES DE LA VEGA. En el proyecto de 2009, el punto de partida del cierre del anillo estaba situado en este punto, cerca de la zona de Los Pinillos. Necesitaría de un gran puente y un túnel / G. H.

Otros tres trazados saldrían desde las proximidades de Cenes de la Vega, también en el acceso nuevo a la estación, y que requerirían de puentes de hasta medio kilómetro y túneles. De la combinación de estos tres puntos de partida salen los diez itinerarios con puntos de llegada en Víznar, Huétor Santillán, y el escogido en última instancia por el PSOE en 2009, la carretera de Jun, cerca de la actual Ciudad Deportiva del Granada CF por entonces, un erial donde se pretendía edificar la Ciudad del Baloncesto de la FEB.

Sin embargo, el principal problema que se encontrará la nueva Junta de Andalucía de Juanma Moreno, y de su consejera de Fomento, la granadina Marifrán Carazo, es que desde hace dos años ha cambiado el régimen de protección del entorno de la Alhambra.

JESÚS DEL VALLE. El punto más complicado por su protección como BIC y Patrimonio Andaluz. Por la zona se elevaría un gran viaducto JESÚS DEL VALLE. El punto más complicado por su protección como BIC y Patrimonio Andaluz. Por la zona se elevaría un gran viaducto

JESÚS DEL VALLE. El punto más complicado por su protección como BIC y Patrimonio Andaluz. Por la zona se elevaría un gran viaducto / G. H.

Aprovechando los años de la crisis, el entierro de un proyecto muy costoso –se cifró en 147 millones de euros–, y que ya se había empezado a construir la alternativa de la A-44a, o más conocida como Segunda Circunvalación, y que la idea de cerrar el Anillo había quedado en suspenso, la Alhambra reclamó formalmente en 2010 que las 2.000 hectáreas del valle del Darro fueran declaradas con Bien de Interés Cultural (BIC). Esta catalogación se reactivó en 2015 y fue hace dos años cuando la Junta de Andalucía la incluyó dentro de su listado.

Si ya ocho años antes, el proyecto de Ronda Este chocaba con la complicada orografía, los terrenos en diferentes puntos muy erosionables, la protección de espacios naturales como la Dehesa del Generalife, y la declaración como Patrimonio Andaluz de la hacienda de Jesús del Valle, el actual proyecto que se proponga tendrá que toparse con procesos administrativos muy complicados de justificar para levantar esta autovía, al menos en el trazado que se contempló por última vez y que coincidía en muchos puntos con el que añoraba el Ayuntamiento de Torres Hurtado.

La declaración como BIC del valle del Darro, de entrada, prohibiría salvar la gran vaguada que forma el cortijo de Jesús del Valle con grandes viaductos, como estaba previsto en el proyecto de 2009. El entorno de esta hacienda lleva protegido desde hace catorce años y no permite alterar su paisaje.

La incorporación a la A-92 por Víznar o Huétor Santillán es una de las salidas previstas. La tercera desemboca en la zona Norte La incorporación a la A-92 por Víznar o Huétor Santillán es una de las salidas previstas. La tercera desemboca en la zona Norte

La incorporación a la A-92 por Víznar o Huétor Santillán es una de las salidas previstas. La tercera desemboca en la zona Norte / G. H.

Esta declaración también impide realizar obras de cualquier tipo sin autorización expresa de la consejería de Cultura, lo que también supondrá una traba más que superar por el nuevo ejecutivo andaluz. Y es que la “consideración del territorio como paisaje cultural se convierte en el eje que justifica la protección de esta realidad patrimonial”.

El entorno del Darro protegido incluye 20 kilómetros cuadrados y otorga una especial atención a 266 bienes patrimoniales, etnológicos, arqueológicos, históricos, medioambientales, arquitectónicos y paisajísticos. Todos ellos dentro de las diez alternativas que en su día propuso la Junta de Andalucía para conectar la Circunvalación por el norte de la ciudad. La tarea, si ya era difícil, está más complicada aún.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios